Alquimia Fría

alquimia fria

Se dice que existe un cóctel perfecto: el Dry Martini. No se si otros podrán competir con él, pero algo tiene esa copa triangular, porque una vez que lo probás, no hay nada igual, no hay nada. Mi Dry Martini preferido es el que bebo, casi de forma religiosa, en el Boadas, cada vez que llego a Barcelona. Otras mujeres le encontraron lo suyo, la escritora Dorothy Parker declaraba: “con el tercer Dry Martini estoy debajo de la mesa, con el cuarto, debajo del anfitrión” y la actriz Marlene Dietrich confesaba que sólo elegía amantes que bebieran Martinis, sabia reflexión. Los hombres son más diplomáticos y se inclinan por una figura masculina, lo llaman Bala de plata. Muchos van buscando su huella, yendo de bar en bar, probando ese placer que equiparan a un cuchillo líquido y filoso. Frío para los hombres, ardiente para las mujeres, se sabe que los puntos distantes en algún lugar se encuentran.

A Leo Coyote y a J.M. Gotarda varias copas no los dejaron indiferentes, los llevaron a emprender un viaje con un destino y un sabor especial. Lo hicieron a través del tiempo, recorriendo varios continentes, persiguiendo una idea fija: el rastro de la creación del Dry Martini. Siguiéndoles los pasos, en las páginas que fueron escribiendo se conocerán barmans, personajes famosos y gente anónima, todos intentando lo mismo: obtener la combinación perfecta. A esa barra singular fueron invitados Luis Buñuel, Josep Pla, Humphrey Bogart y James Bond, para nombrar algunos. Los encuentros se produjeron en las coctelerías de las principales ciudades del mundo. Con cada copa surgieron letras y sabores. Coyote aportó historias y José María Gotarda, uno de los barmans más reconocidos de España, las fórmulas y los secretos. La idea es clara, antes o después de la lectura se pasa a la práctica. 

De Leo Coyote y J. M. Gotarda. Editorial: Alrevés

Dry_Martini

Dry Martini 

Llene un vaso de composición o mezclador (grande, de vidrio) con hielo (por supuesto, buen hielo). Revuelva los hielos hasta que el vaso esté bien frío. Descarte el sobrante de agua con un colador. Vierta 10 cc de Vermouth extra dry y 60 cc de Gin y revuelva delicada pero rápidamente, de 20 a 30 segundos. Cuele en una copa cocktail de martini (enfriada previamente). Si le gusta un cóctel bien seco, mi maestro me enseñó que debo servir el vermouth, revolver y sí o sí, descartarlo sin pena. Recién después sume el gin y continúe con el proceso. Con esta técnica los hielos quedarán perfumados y su Martini tendrá una mínima cantidad de vermouth. Decore con una aceituna verde y sirva. Prepare dos…  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s