Le Bistrot

10417020_652982258112050_7442014879943398966_n

Partido inaugural del Mundial de fútbol, juega Brasil, llueve, las calles de Buenos Aires están desiertas. Noche ideal para “ir a la Capital” y desembarcar en la Alianza Francesa, institución que haciendo honor a su tradición cultural, tiene un bistró, uno de los secretos mejor guardados por quienes aprecian la cocina auténtica.

alianzadetall5

La encargada de alimentar y provocar que las caras se vayan iluminando a medida que comen es Patricia Courtois, cocinera, nieta de franceses de Normandía, que no estaba escondida, cocinaba para la Cancillería y por esas vueltas de la vida, licitaciones vacías y un etc. está ahora en la Alianza (por una vez, no se si agradecer a los diplomáticos argentinos o poner un: ¡que se jodan!).

10321189_10203895882261952_593085474799742952_o

alianza7

“Todo es fresco, aquí no se guarda nada, no se recalienta nada. Cocino horas y horas mis caldos, no uso vacío porque creo que en un bistró no se justifica: a cada cosa le tenés que dar el punto justo. ¿Hay algo que suplante un confit en grasa de pato, o la forma como preparo mis codornices, terminándolas con un ligero dorado? Ahora parece que lo que hago está de moda, se ríe: uso despojos, uso todo, eso me viene desde mi casa. Aprendí a cocinar desde chica y recién hace dos años pude pisar Francia. A cada paso me decía: pero si es esto lo que hago, con mi mochila a cuestas fui feliz.” Filosofía simple, esa misma felicidad es la que transmite desde sus platos. Creo que llenar esta crónica de palabras me provoca cierto pudor. La cocina de Patricia no necesita adjetivos, sólo se trata de sentarse, dejarse recomendar y gozar.

1979497_623926267684316_2655205776047470329_n

Abierto al mediodía, antes de pasar al salón hay que echarle una mirada a la pizarra que anuncia su menú a precios muy amables (tanto como el de la noche). Hay sopas caserísimas, ensaladas (como la niçoise que sale dentro de un pan), quiches, la memorable degustación de patés y plato del día, todo en porciones generosas. Debido a las actividades educativas del lugar, no pueden ofrecer alcohol.

alianza5

Por la tarde, pastelería casera, con pain au chocolat, croissant o madeleine. De vez en cuando Patricia incluye sus famosos canelés, dato difícil de proporcionar, porque parece que cuando aparecen… desaparecen.

10462775_653860184690924_8239103082180016315_n


 

10455341_652983528111923_7728472862720128274_n

La cena, por ahora, se sirve sólo los jueves. Esa noche abren el salón que fue el comedor familiar de la antigua casona, un espacio protegido, que se conserva intacto, con pisos de madera de esos que ya no quedan, paredes enteladas, boiserie oscura tallada y techos decorados con mosaicos dorados a la hoja, ambientación que crea un clima clásico, pero para nada intimidante. La carta de la noche es corta, tiene lo que debe tener y también va cambiando según lo que tiente a Patricia en el mercado o en sus paseos por las rutas.

1613889_640715459338730_4708197308214369509_n

Para una primera vez, imposible no pedir la degustación de patés, enorme fuente con patés caseros que incluyen diferentes mezclas de carne (muy rico el de molleja con pistachos y un toque de caramelo, el de conejo, el clásico de hígado que también aparece como un mimo en forma de trufa, cubierto con chocolate amargo) y uno, delicioso, de queso y puerros, algo ahumado. Vienen con pepinos encurtidos.

10250168_622941244449485_445153657320256319_n

Otra opción es la soupe à l’oignon (sopa de cebolla gratinada), de la que sólo diré: vaya y pruebe.

alianza2

En principales, koulibiack, plato que la nobleza rusa llevó en su exilio e impuso en Francia, con masa de hojaldre casera, que encierra varias capas de salmón, rico, muy rico.

alianza4

 

alianza4a

También magret (en el punto que debe servirse) con chutney, zanahorias glaseadas y puré de papa o las codornices rellenas sobre hinojos braseados.

alianza3

 

10365999_648892515187691_8790475455980840112_n

Consulte, porque algunos jueves hay ñoquis a la romana, que no serán franceses pero son caserísimos y ricos.

alianza6a

De postre, clásicos como la tarte tatin, marquise au chocolate con confitura de cítricos, crème brûlée o nougat (merengue con Malbec), nuez y queso brie. Consultar por los fuera de carta, probé membrillos asados con el nougat de Malbec, buenísimos.

1399439_608101249227460_1869283618_o

Para acompañar estos platos, por la noche sí hay selección de vinos y también posibilidad de llevar el suyo, con servicio de descorche. Otra buena: no cobran cubierto, aunque ofrecen panes artesanales y un pequeño plato con diferentes preparaciones, como amuse buche, que incluye una sopa casera que remite a los sabores de la infancia. Dato: estar atentos, porque en poco tiempo, Patricia abrirá un restaurante de campo, en Cañuelas, que por las fotos y lo que cuenta, hará que vayamos en peregrinación. Sé que los secretos no se cuentan, pero éste, el de Le Bistrot es de esos que se deben compartir. Ir a la Capital con este incentivo me amiga con Buenos Aires.

GPS: Córdoba 946, 4322-0068. Lunes a viernes, mediodía y tarde. Jueves noche.

 

Marieta

unnamed
Cuando conocí a Martín Molteni prometía. Era estudioso, investigador, sin embargo siempre discutíamos: las recetas para las notas eran larguísimas y sus platos eran de esos que tenían varias preparaciones y una presentación que me ponía en el lugar de la duda. Siempre me preguntaba ¿cómo empiezo? Desde  entonces pasaron muchos, muchos años.

pura tierra martin molteni

 

Molteni, como lo llamo (él me dice Rosemberg) es un señor chef, está esperando su cuarto hijo, metido de lleno en el Bocuse D ´Or, pero del otro lado del mostrador, porque ya no es él quien concursa, diseñando un restaurante en Colonia, Uruguay… Y sí, en algo no cambió, vive a mil y duerme poco. Acentuó virtudes, sigue siendo un buscador -pueblo por pueblo- recorriendo la Argentina y uno de los que más apoya los productos y productores autóctonos. Es un tipo maduro, habla poco, lo necesario. Sus platos son cada vez más simples, aunque no se los puede calificar de  simples, y son sabrosos y creativos.

molteni

A su PuraTierra, en Belgrano, hace pocos días, acaba de sumar Marieta, en pleno centro porteño, a cuadras del Obelisco (¿revivirá la zona?). El edificio, que también alberga al hotel Le Dome, se creó recuperando un espacio arquitectónico de estilo francés del 1900, de esos donde a las puertas y paredes se las medía a palmo, y en donde los material usados siempre eran nobles.

marieta salón medio

El espacio, con detalles cuidadosamente elegidos, como las celosías de la antigua casa, que forman parte de la decoración, es muy luminoso, con techo de bovedilla a la vista, mesas de madera pesadas y sillas cómodas. Un párrafo aparte: el pozo de agua original se conservó y hoy es la cava de vinos especiales, lugar perfecto para la guarda.

huevmarieta

La línea rectora de la cocina lleva la firma Molteni: ingredientes regionales argentinos, de Norte a Sur, siempre frescos y tratados como se merecen, en su punto exacto, con las especias que combinan y muchas hierbas y vegetales. Marieta va cambiando a lo largo del día, ofreciendo cafetería, almuerzo a la carta o con menú, tardes de merienda y por la noche, cenas, también a la carta o con menú de bodega, con muy buenos precios.

mariehue

Aquí no se puede obviar el pan (“los panes”) y la manteca y para seguirla, picoteo de paté -de ave o conejo- o los buñuelos crujientes de morcilla. De entrada, muy rico salmón rosado marinado con crema de manzana y salsa de cítricos; el huevo tierno, hongos de estación, cerdo grillado y migas del pastor o la variedad de ensaladas. También la sopa del día que junto con los platos de cuchara, informa Molteni, irán creciendo en la carta.

Mesclum de verdes, compota de cebolla, queso de cabra, peras a las brasas, frutos secos

En principales, arroz meloso de vegetales de estación, rable de conejo relleno, guisado de alubias al tomate especiado, pastas y varias carnes con ricas compañías. En postres, hay muchas opciones, como la pera con helado de miel y crujiente de frutos secos, pero no soy objetiva: me inclino por pasión chocolate, una degustación de chocolates, del que el señor Molteni es un especialista.

Pera, helado de miel, crujiente de frutos secos

Para cuando esté terminado el hotel, hay que hacerla completa, comida y siesta, de esas que los mendocinos llaman como dios manda: con pijama. Elija la habitación de la esquina, la del balcón. No es histórico, pero tiene vista al Obelisco y al edificio del Ministerio de Obras Públicas, con el mural de Evita. Otro Molteni, el mismo Molteni.

GPS: Cerrito 22, 4383 3722/ 3733. www.marietarestaurant.com.ar

 

Per Se

PerSe___salon_02_rp

Thomas Keller no abrió sucursal en Palermo. Lo que uno de los mejores chefs del momento seguramente no sabe, es que muy cerca de Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, Argentina, hace muchos años una nonna le puso a su lugar en el mundo: Per Se. ¿Coincidencia? Allí esta mujer se dedicó a sus animales, a tener su huerta, a elaborar embutidos caseros y en especial, a criar nietos y bisnietos. Uno de ellos forma parte del equipo de este nuevo restaurante y quiso homenajearla. Creo que si Thomas la hubiese conocido, estaría de acuerdo con el nombre. Aclarado los tantos, paso a contarles de este nuevo restaurante, con poco menos de un mes de vida.

PerSe___platos_11_rpress

Al entrar se encontrará con una gran caja de cemento, doble altura, ventanal que enmarca la calle, una pared con láminas de madera que dan movimiento, barra para tragos creados por Gonzalo Cabado, cava a la vista con 800 etiquetas (a precios posibles), asiento corrido de cuero capitonée y sillas que hubiesen hecho protestar a Vidal Buzzi. En el entrepiso un privado con mesas, living y patio, íntimo y muy bien logrado, hubo búsqueda y buen diseño. La iluminación de todo el lugar demuestra mano experta: la luz está donde donde tiene que estar y es cálida, detalle poco usual en Buenos Aires. La cocina está a la vista, con diferentes fuegos e incluye parrilla.

PerSe___platos_03_rpress

En los fogones, el socio y chef ejecutivo Emiliano Di Nisi, con experiencia en cocinas europeas, que le aportaron el valor por los buenos ingredientes (pocas heladeras, para trabajar sólo con productos frescos), conceptos claros sobre técnicas y una revalorización de lo nuestro: lo simple elaborado con calidad, empleo de técnicas modernas con largas cocciones al vacío y temperaturas controladas, combinadas con paso por leña.

PerSe___plato_01_01_rp

La carta es corta y cuidada, se puede optar por  uno ($170), 2 ($260) o 3 platos ($360). En cada uno hay muy buen equilibrio de sabores, texturas y una cuidada elección de productos locales como los quesos de Suipacha, los embutidos de Chivilcoy (pago de los dueños), pimentón de Cachi…

perseossob

Ricas entradas, como el tartare de pescado que va cambiando según lo mejor que consigan, muy rico pulpo a la leña con mayonesa de oliva y especial el ossobuco braseado con kétchup casero, ají y manzana, con gratén de caracú, para el que recomiendo guardar (o pedir) alguno de los buenos panes.

PerSe___platos_08_rpress

En principales, hay cortes que salieron de las cacerolas caseras para entrar en la de los restaurantes, como la carrillera de ternera con una cocción de 18 horas; también cochinillo de cerdo con emulsión de zanahorias orgánicas, chutney de cayote y queso de cabra y los gnocchi de manzana y eucalipto ahumado. Prometen ir sumando más productos de todas partes del país, en especial de Chivilcoy, muchos con sello casero.

PerSe___postre_01_02_rp

Los postes están a la altura de la carta, rico el budín de pan con receta de la abuela, el volcán de chocolate y el queso y dulce. En próximos días comienzan los almuerzos, con platos que cambiarán frecuentemente. Agenden este lugar porque le auguro buen futuro, si siguen la línea de largada.

GPS: Honduras 5815, 4773-7524/ reservas@perserestaurant.com

Nahm

_nahm_Bangkok_interior Ser el número 1 de Asia en los Asia´50 Best Restaurant 2014 y número 13 en The Word`s 50 Best 2014, de la lista de Restaurant tiene su peso. Destacarse en un país como Tailandia, donde todo el mundo cocina bien, más. 022268_44027367_David_Thompson Al frente de este restaurante está David Thompson, chef australiano, con varios proyectos exitosos anteriores de cocina thai en Australia y Londres, simpático, movedizo, me dice: “nada hubiese sido posible sin mi jefe de cocina, Prin Polsuk”. Entre los dos armaron este Nahm, basado en recetas thai callejeras tradicionales, las que cocinan las mujeres hace miles de años y se encuentran a cada paso, pero ejecutadas con técnicas actuales. mm858 Como Hotels and Resorts - Metropolitan Bangkok El espacio es moderno, despojado, ubicado en la planta baja del Hotel Metropolitan by Como, con vista a la piscina. Grandes columnas de ladrillos crudos, maderas oscuras, mesas despojadas, algunos sectores privados, buen diseño para alojar lo esencial, lo que llegará después.

_Ma_hor

Respondiendo a la filosofía culinaria thai, en los platos encontrará contraste y equilibrio entre lo salado y lo dulce, lo ácido y lo amargo, sabores a los que se suma algo de ahumado.

mm858 Como Hotels and Resorts - Metropolitan Bangkok

 

Cada plato es una explosión de ingredientes del lugar, podría decirse  que más que frescos… vivos. Recomiendo tomarse el tiempo de saborearlos y descubrir el manejo y la combinación de especias y hierbas muy pocas veces visto.

022268_44430620_Clear_soup_of_roast_duck

Tanto al mediodía como en la cena se puede comer a la carta o un menú, que a la noche (Set menu) no superan los 40 dólares. 022268_45498218_Coconut_and_turmeric_curry_of_blue_swimmer_crab Primero, pequeños bocados, ensaladas con muchas hierbas, sopas y luego, varios tipos de curries que llegan al centro de la mesa, para compartir.

022268_44430638_Fermented_fish

Los postres son diferentes a los occidentales, probé una combinación de lychee fresco con un syrup casi helado y thai cupcakes, plato difícil de explicar, pero del que aún tengo memoria en mi paladar. También hay durian, fruta con mala reputación, de sabor delicioso.

Durian_and_white_sticky_rice

GPS Nahm. Hotel Metropolitan by Como. 27 South Sathorn Road Tungmahamek. Sathorn Bangkok (Tailandia). Tel. +(66) 2 625 338.

Mundo Epicúreo

hsbctegui14varias (2)

 

Tegui fue el restaurante elegido por HSBC para lanzar Mundo Epicúreo, un programa gastronómico integral destinado a sus clientes HSBC Premier. Germán Martitegui, dueño de casa, aportó parte del concepto: “en el medioevo los mecenas colaboraban con los creativos, en este momento, muchas veces, como ahora, son los bancos quienes ayudan a llevar adelante nuestros sueños”.

hsbctegui14varias (12)

 

El programa está basado en pocas palabras, emitidas hace siglos. Epicuro de Samos decía: “El placer es el principio y el fin de una vida feliz.” Por eso, la sorpresa de poder gozar de un menú preparado a Cuatro Manos entre Germán Martitegui y Beatriz Chomnalez, su maestra, fue intenso. Y que uno de los comensales haya sido Mauro Colagreco, Embajador Gastronómico del HSBC, quien viajó especialmente y que también fue alumno de Beatriz, hizo que lo de “vida feliz” fuese mucho más que una frase.

hsbctegui14varias (8)

La idea, explicó Marcela Remoli, Directora de Marketing del HSBC, es acercarles a nuestros clientes Premier la posibilidad de vivir momentos únicos, a través de placeres únicos, donde comer sea gozar de sabores irrepetibles, simples o complejos, en el ámbito de ese restaurante al que siempre queremos acceder o en el cobijo de nuestro hogar, con invitados especiales, a los que deseamos hacer partícipes de ese placer.

hsbctegui14varias (14)

El programa consta de cuatro opciones. Huésped, los clientes acceden a menúes diseñados por los chefs con vinos seleccionados de la bodega Catena, a un precio especial. Otra opción es la de convertirse en un Anfitrión exclusivo, teniendo la posibilidad de pedir que esos chefs le preparen sus comidas, para que sean degustadas en un ámbito privado, en ese caso se les envía la degustación de vinos de Catena.

hsbctegui14varias (18)

Para Explorador se armaron viajes a la carta, a destinos gourmets, con programas que dejarán recuerdos en el paladar. Y para ser Protagonistas, todo el año se podrá acceder a ferias y exposiciones gastronómicas, clases de cocina y eventos nacionales e internacionales.

hsbctegui14varias (20)

Por ahora, los restaurantes de este Mundo Epicúreo son:

ALDO´S –CASA CRUZ – CASA UMARE – CHILA – EL CASCO – EL MERCADO – GOULU – GREEN BAMBOO – LA BOURGOGNE – LA CABAÑA – LA CABRERA – LE GRILL – OVIEDO – PARÚ – POBLA DEL MERCAT – TARQUINO – TEGUI – TRATTORIA OLIVETTI – UNIK.

hsbctegui14varias (26)

Emociones fuertes, un menú para recordar, vinos a la altura… un mundo, el epicúreo, que llama a gozar.

hsbctegui14varias (22)

hsbctegui14varias (24)hsbctegui14varias (32)

Calçots: las capas de la cebolla

calcots a la brasaNo hay demasiados secretos, cuando una zona del mundo brilla por su alta cocina, hay que recorrer ese territorio en busca de sus ingredientes y sus tradiciones. Es como levantar capa por capa las pieles de la cebolla, para llegar a su esencia: allí empezó todo, no hay más misterios ni vueltas. Y eso es lo que me pasa cuando recorro Catalunya. En cada una de sus provincias probé comidas deliciosas. Lo hice en fondas, en restaurantes de una o más estrellas, en casa de amigos, hasta llegar al Celler de Can Roca, considerado el mejor del mundo, cada uno tiene lo suyo. Todos se sustentan, son capas de una misma cebolla.
Podría hablar de diferentes ingredientes, de platos, como una sopa de ceps y foie, servida en un restaurante de montaña, en Los Pirineos, o de un escudella, sopa con legumbres y embutidos, en otro restaurancito comandado por un matrimonio mayor. La lista es larga, me sobran los ejemplos. Pero como el viaje al que fui invitada por la Agencia Catalana de Turismo y la Oficina Española de Turismo fue en marzo, cuando los calçots se están despidiendo, voy a poner el foco en ellos, un vegetal al que probamos en tres restaurantes muy diferentes.

calsots crudos-2

Antes de pasar a la experiencia, les cuento: se trata de una especie de cebolla de verdeo gorda, que para lograrla lleva su tiempo. El proceso de cultivo empieza al sembrar las semillas de una cebolla blanca. Cuando ésta ha germinado y crecido, se arranca de la tierra y se la vuelve a plantar en otro lugar, en el que continuará su crecimiento, hasta que despunte la cabeza, como si se tratara de una cebolla normal. En ese momento, se arranca de nuevo y se guarda 2 o 3 semanas, se eliminan los brotes superiores y nuevamente, se la vuelve a plantar: calzar, de ahí su nombre. La cebolla queda semienterrada, mostrando su blancura al exterior. Se dice que al hacerlo “la cebolla ha de oír las campanas”, porque hay que enterrarla muy poco. Según los payeses (campesinos catalanes), es mejor plantar los calçots en época de luna vieja, ellos sabrán. A medida que va creciendo la planta, es necesario irla cubriendo de tierra, operación que hay que repetir varias veces durante el proceso de cultivo. Los calçots estarán listos. Se cosechan a fines de otoño y en invierno.

calcots plantados

Se dice que la idea de cocinar los calçots surgió a fines del siglo XIX, cuando un tal Xat de Benaiges comenzó a asar en las brasas los brotes tiernos. La costumbre se difundió, en las primeras décadas del SXX, entonces la calçotada se convirtió en la comida principal de los días festivos. Uno de los lugares que la llevaron a la fama fue la Penya Artística de l’Olla, en Alt Camp, una zona de masías (casas de campo), donde se organizaban calçotadas en las que participaban artistas e intelectuales catalanes. En esta fiesta –al igual que en un asado nativo- todo el mundo aportaba algo: opinando o trabajando, por eso, los que participan aseguran que esas humaredas se levantan hacia el cielo, como mensaje de amistad. A partir de los años sesenta, muchos restaurantes se apropiaron de la idea y cuando llega el frío, la preparan para el público local o el turismo, transformando a Valls en la capital mundial de la calçotada.

catalunya1marzo14 079

El ritual comienza preparando los calçots: hay que cortarle las hojas verdes a una medida determinada, unos 30 centímetros, para que queden parejos, y luego, las raíces. Después se colocan en el fuego (bien repartido y vivo),sobre llama de sarmientos, ramas de la vid. Durante el proceso de cocción, hay que girar los vegetales para que se cocinen parejos. Un vez cocidos, cuando las puntas  están blandas pero los calçots están totalmente negros por fuera, se guardan, envueltos en papel de diario, para mantenerlos calientes.

 

catalunya1marzo14 082

Llegan a la mesa así, colocados dentro de una teja. Los comensales los esperan vestidos de riguroso babero, porque aquí no hay cubiertos que valgan: cada uno pela su calçot y lo sumerge en una salsa, de la que cada familia tiene su secreto. Una rebanada de pan de pagés (campo) sirve como acompañamiento y ayuda a recoger la salsa que se derrama al comerlos. Tradicionalmente, los calçots se comen de pie y la cantidad dependerá de la experiencia y el hambre de los comensales, pero no bajan de los 25 a 30 por persona. El ritual no está completo sin la bota o porrón de cristal, de vino tinto, que pasa de mano en mano. cal3 Después, llegarán las carnes a la parrilla, como cordero, longaniza o morcilla, butifarra de Valls y alcauciles con all i oli. El festín no es liviano, entonces, como postre, lo mejor son naranjas, pero para los que se animan, crema catalana.

Los Calcots

calc1

Preparación 

Cortar un poco las raíces de 15 a 20 calçots (por persona), para desprender la tierra. Asarlos sobre brasas, con llama, darlos vuelta, poco a poco, para que se quemen por fuera y se asen por dentro unos 15 minutos y guardarlos en papel de periódico, para que conserven el calor.  

 

La salsa romesco

cal2

Triturar en mortero o con minipimer 100 gramos de almendras y 30 gramos de avellanas, ambas tostadas, 4 o 5 tomates rojos, asados, 1 morrón rojo asado y pelado, la pulpa de 1 cabeza de ajo asada, 1 cucharada de pimentón dulce-picante, 100 cc de buen aceite de oliva, 1/2 vasito de vinagre de jerez, la carne de 1 pimiento seco (si se tiene ñora, mejor), perejil y sal. Si se quiere que quede más líquido, se agrega agua, y si se quiere espesar, pan frito.

 

cal ganxo 1

Viví el ritual, como les conté en tres restaurantes diferentes. El primero en Masmolets, una pequeña aldea, en las cercanías de Valls, en la provincia de Tarragona, en Cal Ganxo, un restaurante familiar, que tiene kilómetro cero, es decir que todos sus ingredientes provienen del lugar.

View More: http://pepsalvat.pass.us/calganxo

 

 

 

El segundo encuentro con los calçots  tuvo lugar en Les Cols, en Olot, La Garrotxa, con dos estrellas Michelin. les cols El destino de Fina Puigdevall era ser abogada, al igual que su marido, pero cambió el rumbo y convirtió a la casa familiar en restaurante y hotel, casa de la que su madre se guardó una reja, por si algún día vuelve a ser lo que era. “Cocino con los productos de acá, dice, sin dejar de sonreír. Están las coles, siempre hay huevos, porque mientras se camina por este edificio de diseño, no es raro toparse con una gallina y hago cambios frecuentes, por eso de que no hay ingredientes de temporada que aguanten 4 meses, son alimentos no viajados.” les cols 2   El sitio está hundido bajo tierra, hay sectores privados, otros –en transparencia- para los eventos, un salón larguísimo, en tonos dorados, mucha presencia de la greda volcánica, que representa los más de 40 volcanes de la zona y una luminosidad y clima especial, tan bien logrado que hizo que el edificio tuviese varios premios, como el FAD 2003. En el menú que probamos, llegó un paquete sorpresa, con los calçots especiales: una tempura de carbón, con aroma a brasas y romesco de remolacha. Otra forma de servir los calçots, partiendo de los calçots tradicionales.

cal4

Mi tercer plato de calçots fue parte del menú en el Celler de Can Roca: Calçot primer servicio. Calçot llyo, calçot Ice y calçot crudo. can roca 1 Calçot segundo servicio: all i oli, ñora, puré de calçots a la brasa, aceite de calçots, aceite de calçots fresco y perifollo, aceite de cayena, destilado de tierra, cava sólido, polvo de calçots, consomé de calçots. 066 can roca ¿Qué decir? ¿Cómo describir un plato que debe probarse? Con los mismos ingredientes, volviendo a esa cebolla blanca, plantada y arrancada, plantada, arrancada y vuelta a plantar, un plato sencillamente genial. 065 can roca Las tres experiencias fueron, cada una desde su expresión una muestra de lo que es y a donde llegó la cocina catalana. Un ingrediente simple, una cebolla (no cualquiera, la que necesita de la luna vieja) llevada a tres mesas distintas. Todas ricas. Cada una diferente, de la tradición a la modernidad, sin perder la esencia. De eso se trata la cocina catalana.

 

GPS: http://www.calganxo.com http://www.lescols.com http://www.cellercanroca.com  

Ott Gourmet Almacén

El otoño se vino de golpe. Las calles del barrio y yo cantamos…todas las hojas son del viento. Jueves santo, fiaca total. Tengo lista de compras, lista de notas por escribir, lista de comidas que prometí. Quedarán para más tarde. Decidimos buscar un lugar cerca, chico, con caras amables, de esas que te inspiran ganas de seguir bien el día y por intuición (que no suele fallarme, a esta altura ya sé que me van a decir que son los años). con cocina rica. Me habían recomendado el Ott Gourmet Almacén, pero a pesar de la vecindad y las pocas cuadras que lo separan de mi casa, no lo había probado (nunca es tarde).

ot3

Se trata de un local chico, en la entrada del famoso colegio de cocina, donde alumnos y ex alumnos atienden un café, pastelería y mini restaurante. Pocas mesas en el interior, algunas en la vereda que da a la estación Acassuso del ferrocarril Mitre, debajo de los árboles que caracterizan la zona. Hay una carta corta, con sándwiches, picadas, buenísimas ensaladas (probé la de hojas, peras, higos, queso azul, con aderezo de miel especiada), quiches con masa casera, que salen con ensaladas y plato del día. Para beber, muy buena limonada y vinos.

 

ot4

La hora del postre o la del desayuno o el té son una perdición (y el barrio se prendió). De la cocina van saliendo Trufa neige (trufa de chocolate con leche, chocolate blanco y coco rallado),  macarons, lingote de Opera (biscuit de almendras, crema de café y ganache de chocolate), cheese cake de frambuesa, marquise de chocolate… Si las vitrinas están vacías, es que hubo oleada de compras. A no apechugar: pregunte, es probable que estén preparando más y le traigan algunas recién salidas del horno. Hay diferentes tamaños

ot2

Una vez allí, no viene mal llevarse algo para después, comenzando por los panes y siguiendo por las cookies, pain au chocolat y croissant de almendras, y en estos días, las especialidades de Pascua.

ot1

Un espacio que es buena opción para un momento de calma, leyendo sin apuro, probando algo rico. Otro dato más para la lista de positivos: estoy convencida que la práctica es básica para el desarrollo de la profesión gastronómica y si se comienza desde la escuela, se va por buen camino.

GPS: Ott Gourmet Almacén: E. Costa 838, Acassuso, 4793-3285, www.ott.edu.ar