Cócteles en el camino

martin

Crónica íntima de un viaje por ciudades, bares y barras

No hay un único destino para un viaje, ni una única manera de viajar. Si se conoce a Martín Auzmendi, se sabe que su viaje siempre estará ligado a una barra, a un trago, a un bar y a una historia que contar, de esas que se quieren escuchar. Como si fuesen algunas de las escenas de película que tanto ama, sus crónicas tienen algo más, hay música, hay sabores, generalmente un mercado y en especial, algún personaje -seguro que no muy corriente. Son esas cosas que le ponen sal y pimienta a sus viajes, viajes anotados meticulosamente en una libreta, para que la memoria no juegue una mala pasada, para releerlos y volver de alguna manera a viajar.

En las páginas de estos Cócteles en el Camino conviven el bodegón rosarino con un tres estrellas, Helsinki y París, Pinamar, Chivilcoy y Trelew… Cada parada es una crónica sabrosa en la que se cruza el amor, la nostalgia y un decir que nos va metiendo en los destinos y nos pide que anotemos los datos, todos jugosos, para un próximo viaje. En cada página un puerto que es casi una aventura. Todas provocan sed de ese trago, de esa barra y de ese barman. Martín Auzmendi para mí seguirá siendo un pibe con su libreta a cuestas, pero ya es un cronista, es un viajero y este es su primer gran libro.

martin1

Martín Auzmendi

Editores Argentinos

Pony Line

Los grandes hoteles del mundo tienen su bar: el Hemingway del Ritz de París, el Savoy de Londres, el Algonquin de Nueva York… cada uno de ellos es testigo mudo de encuentros regados con lo mejor de la coctelería. Buenos Aires supo ser parte de ese movimiento y hoy está recuperando lo mejor de esa tradición. Los invito a conocer Pony Line, http://buenos-aires.restorando.com.ar/raquel-rosemberg-recomienda/bar-pony-line