Osso… oda a la carne

Lima  2014 042

Lima  2014 041

Se dice que los argentinos de carne somos. Sin embargo, a la hora de los bifes, hace un tiempo descubrí que uno de los mejores parrilleros del mundo era vasco, para más datos, el genio del asador Etxebarri (mazazo al ego nacional) y ahora vengo de visitar Osso, carnicería & salumería, una carnicería que desde que entré, hasta que me fui, me provocaba una única frase: ¿por qué cccccccccccc a ningún argentino se le ocurrió algo igual? (segundo gran mazazo. Sí Josimar Melo, del psicoanálisis no nos libramos más).

Lima Tarapoto 2014 035

Se sabe, la carne es carne, remite a carne, a sangre. Ahora se la quiere disfrazar, se la compra empaquetada en supermercados, limpita, sin asociaciones cadavéricas. Alguna vez escribí: “En cualquier parte del mundo los encargados de darle forma fueron y suelen ser, casi cirujanos: desarman una pieza en cortes perfectos. Sin embargo, el oficio de carnicero viene de lejos.

Lima Tarapoto 2014 039

Ya en la Edad Media, la palabra carnicería no designaba un establecimiento, sino una especie de cofradía, a la que pertenecían varias familias, porque el oficio se transmitía de padres a hijos. A los siete años y un día de edad, todo varón nacido de una familia de la corporación, era consagrado carnicero y dedicado a dicha profesión. No se podía ingresar de otro modo, el privilegio era exclusivo. Únicamente el rey de Francia podía nombrar un nuevo carnicero y lo hacía una vez en su vida: cuando asumía el trono” (de Sabores que matan, editorial Paidós. Capítulo: De carne somos).

Lima Tarapoto 2014 072

En los barrios argentinos, en especial en el interior del país, aún hay carnicerías. Señores fortachones bajan medias reses y los cortes se sacan de animales, con precisión, mal que les pese a los nuevos fundamentalistas de la cocina.

Lima Tarapoto 2014 027

Lima Tarapoto 2014 038

Vuelvo al lugar en cuestión, al que me movió el piso y me hizo cuestionarme acerca de nuestra sagrada vaca y al poco lustre que le sacamos.Queda en La Molina, Lima, Perú, barrio paquete, de residencias, en las afueras. Entro y me encuentro con un local de carnicería, diferente a mis recuerdos infantiles o a los que vivo cuando voy a lo de Antonio, mi carnicero. Hay una gran mesa donde despostan las reses y cerdos que llegan con su carnet de identidad, porque se encargan de averiguar el pedigree y la forma de crianza.

Lima Tarapoto 2014 033

Lima Tarapoto 2014 034

Luego de los cortes, envasan al vacío y elaboran embutidos. Miro todo con asombro, se parece más a esos locales londinenses (como el del chef Jamie Oliver) que a una carnicería tradicional. Se puede pedir desde un corte de Angus, a uno Kobe, embutidos de todo tipo, hamburguesas frescas… También hay merchandising que incluye remeras, jabones de cebo, caramelos y hasta galletas de kobe para perro. Es que del animal, vaca o cerdo, usan absolutamente todo. Pero lo mejor, les aseguro, está por venir.

Lima Tarapoto 2014 081

Renzo Garibaldi (metro noventa, enorme, aunque al mirarlo bien me resulta más parecido a un gran oso, tímido y tierno, que al carnicero de Le Boucher, el film de Chabrol), me hace pasar a la cámara frigorífica, donde tiene guardados sus tesoros. No tengo miedo de ser protagonista de un crimen, más bien voy afilando mi mandíbula, entro con confianza. La imagen que aparece es la de las medias reses, son siempre de animales de pastura que le llegan a Renzo. Me cuenta que las selecciona y a algunas las va madurando pacientemente. También veo cortes junto a cuchillos, especiales, cuidados con devoción (el señor se merece el título de carnicero, título que goza en un país que identifico con pescados).

Lima Tarapoto 2014 032

De esta habitación especial, donde reina el frío, pasamos a un segundo cuarto muy cálido, con apenas una gran mesa, también inmensa. Casi sin cubiertos, hay enormes servilletas, un menú que anuncia lo que vendrá y un vidrio que separa y une con el centro de la escena: parrillas y ahumadores, mucha leña. De allí provienen cada uno de los pasos que llegan en tablas: carne y más carne, con apenas algunas guarniciones.

Lima Tarapoto 2014 069

Renzo me explica que en realidad él había estudiado cocina, iba a ser chef. Comenzó a trabajar en La Mar, en San Francisco, especializándose en pescados, pero se le cruzó un curso de embutidos que le voló una neurona en un fin de semana y el lunes siguiente hizo honor a su apellido, mandó todo al cuerno, hizo las valijas, después de un tiempo se instaló en un pueblito francés, con una familia dedicada a la cría de cerdos y producción de embutidos (charcuterie, oficio preciado en Francia), donde aprendió todo. Se quedó hasta que no había trozo del animal que no supiese trabajar. Volvió a Perú y con su socio y vecino de local, Renato Peralta (uno de los mejores panaderos peruanos), más la ayuda de su mujer, armaron este proyecto, donde cada detalle está pensado. Absolutamente todo y más.

Lima Tarapoto 2014 044

Si algún argentino duda de mi palabra, lo invito a ir y probar. Porque les aseguro que cada bocado que llega a la mesa es delicioso.

Lima Tarapoto 2014 059

Lima Tarapoto 2014 061

Paso a enumerar: desde la tabla de embutidos, el lardo casero, el bife angosto, la carne de kobe, la panceta caramelizada, la polenta con carne, las hamburguesas, cortes de carnes con diferentes tiempos de maduración y un largo etcétera.

Lima Tarapoto 2014 067

Lima Tarapoto 2014 062

Lima Tarapoto 2014 065

La única corrección que aporté en el largo almuerzo, tuvo que ver con la entraña, un homenaje que Renzo nos hacía a los argentinos, corte que servía bañado en chimichurri y al que le dije que por aquí la comemos con apenas sal y que el chimichurri lo servimos al costado, para el quiera agregarlo, pero que si la carne es buena, no hace falta nada más. Tomó nota y prometió cambiarla.

Lima Tarapoto 2014 047

Lima Tarapoto 2014 075

Lima Tarapoto 2014 073

Ojalá que estas palabras inspiren a alguien. ¿Cómo no tenemos algo igual? Ni siquiera parecido… El lamento da para un tango.

GPS: Tahití 175, La Molina, Lima, Perú. + 3681046.

Amics, una carnicería especial

Amics, amigos en catalán, es el emprendimiento de Mariano Cafarelli y Ariel Argomaniz, mucho más que una carnicería. Además de tener del cerdo todo, con cortes no convencionales incluidos, ofrecen muy buena carne de novillito y ternera y otros bichos que caminan.

DSC_0087

Pero la especialidad de la casa, por la que los visitan desde Narda Lepes a Dolli Irigoyen, Fernando Hara y muchos otros cocineros, es que preparan chorizos caseros con jamón y un porcentaje de papada en reemplazo de grasa (porque al cocinarla no se funde toda), chorizos con queso azul, con verdeo o con provenzal, morcillas tradicionales y con variantes (atención: muy pronto, con arroz, al estilo Burgos), butifarra catalana y otros embutidos. Además, dan recetas y explican usos. Aquí la palabra colesterol no existe. DSC_0095

GPS: Av Santa Fe 5202, 4775-7776.