Vietnam, sobre Vivir

telefonolondresbangkohanoi14 055 Una de las razones que me llevaron a Vietnam es que es un pueblo que aprendió a sobrevivir y yo me siento, soy, una sobreviviente. Experiencia fuerte. A la historia milenaria de Indochina hay que agregarle la que se grabó a sangre y fuego en el siglo XX. Sin embargo, si se espera encontrar un país deprimido, hay que cambiar el chip.        hanoihalongvietnamcamgrande214 013hanoihalongvietnamcamgrande214 014                                                                                                                                                  Pujanza, fuerza hacia delante, sonrisas siempre a mano, crecimiento sin olvido, son las características de esta república joven. hanoi-halongvietnamcamchica214 049                                                                                Mi primera ciudad fue Hanoi. Si Bangkok es Blade runner, Hanoi es sensibilidad y caos, caos que cuando se domina te da fortaleza. Explico mejor: al llegar tuve la sensación –casi infartante- de tener que cruzar las calles entre miles de motos que no paran nunca, había que mandarse. Me acordaba de mi vieja que paraba con la mano el tránsito y yo, atrás, la puteaba. Aquí era algo igual, pero tenía que avanzar y aprendí. hanoicamgrande114 022 A eso, después, le fui sumando los farolitos de colores, los paisajes bellos, muy bellos, la calma ante cualquier circunstancia y la comida, que debería escribirla con mayúscula, porque es “La Comida”: sabores sutiles que se mezclan y se mezclan, un picor bajo. hanoihalongvietnamcamgrande214 040Para cocinar usan instrumentos increíbles, que hablan también de un saber (ver mi entrada, El arte de cocinar,  http://saboresquematan.com/2014/06/05/vietnam-el-arte-de-cocinar               hanoihalongvietnamcamgrande214 041            I                                                                                                                                      Influencia francesa y china, con ingredientes muy frescos asiáticos y la presencia constante de ese hacer manual, que por aquellos horizontes no se ha perdido. hanoi-halongvietnamcamchica214 052                Si tuviese que elegir una palabra para sintetizar la vida en Vietnam diría: calle. En la calle se come, se trabaja, se canta, se juega, todo pasa en la calle. vietnamtelmay114 175 Las escenas, muchas surrealistas, me llevaban a pararme en una esquina y mirar. Jugaba a descubrir qué era lo más raro que se podía cargar en una moto o al hombro. telefonolondresbangkohanoi14 073 Primero pensé en esa familia entera, cuando al segundo ví a un tipo cargar los muebles de una habitación y en seguida, una huevería completa o jaulas con una granja o una cuadrilla de arregla cables, escaleras incluidas, todos en una sola moto. telefonolondresbangkohanoi14 057                                                                      Lo de las comidas fue otro descubrimiento. Me costó, pero comprendí que aquí no hay terreno fijo. Es decir, ese rollito delicioso que había visto pero pensaba comer en una hora, debía comprarlo ya, porque al rato, como en un cambio de escenografía, el cocinero y su ayudante eran otros y el menú… también. telefonolondresbangkohanoi14 032telefonolondresbangkohanoi14 029                                                                     Mi columna entendió que los occidentales somos rígidos, que debía sentarme a 20 cm del suelo, hacer equilibrio y comer. Y la mesa, una bandeja enorme apoyada sobre otro banquito, se comparte. hoi an ho chi minh 038 Comí de todo, porque todo me tentó. Hue Hoi An cam chica 043 hanoihalongvietnamcamgrande214 072Probé Poh (sopa completa) a las 6 de la mañana con 30 º de temperatura ambiente. Después venían los arrolladitos, fruta, panes de arroz glutinoso, brochettes a las brasas, cangrejos frescos, cerveza… Un orden distinto, al que me acomodé gustosa. ¿Precios? Por menos de 5 dólares comen y muy bien, dos personas. hoi an ho chi minh 033 telefonolondresbangkohanoi14 034                                                                                                           telefonolondresbangkohanoi14 093                                                                                                                                        Recorrí el barrio francés, de calma colonial, donde está ubicado el Sofitel Metropol, hotel bellísimo donde me alojé. Disfruté su bar, el que frecuentaban Chaplin y Gaham Green y también, visité su refugio de la guerra -que conservan intacto. De ahí partía a caminar por las calles que lo rodean, hasta llegar a la orilla del lago. hanoi-halongvietnamcamchica214 001                                                                                                                                                                                                          hanoicamgrande114 007 Siempre –de una manera u otra- terminaba en el Barrio Antiguo, mi preferido. Un laberinto de 36 callecitas, cada una con el nombre de un oficio, los gremios de quienes las habitaban desde el siglo XIII. Muchos de esos maestros aún hoy siguen ejerciendo sus saberes. Desde el herrero al tallador de madera o al que esculpe mármoles. hanoicamgrande114 029 hanoi-halongvietnamcamchica214 026La sorpresa es una constante, no asombrarse si pasa por una casa de lápidas con la foto del finado y en el mismo lugar hacen morteros y ollas. También están los negocios de botones, los de seda, los de zapatos, los muñecos… telefonolondresbangkohanoi14 075                                                                                  telefonolondresbangkohanoi14 007 El calor es insoportable, allí aparecen en escena las mujeres con sus sombreros cónicos de bambú, ofreciendo en las clásicas dos bandejas, en las puntas de un palo, ananá tallado: compre ananá y compre el tallador.                                                                        hoi an clase cocina cam gde 001 (9) telefonolondresbangkohanoi14 059 Hay mucho más para ver, cada hora, cada momento del día me llevaba a un nuevo descubrimiento. Para la energía, nada mejor que un café vietnamita, generalmente lugares de hombres. Le servirán una taza con el filtro por encima, del que irá goteando un líquido de cuerpo intenso (atención, con su cantidad de cafeína) y sabor con mucho de chocolate. La temperatura de servicio cambia según las horas del día, puede ser caliente o frío, con hielo y leche condensada. Hue Hoi An cam chica 017                                                                                Conocer una ciudad y no ir a su mercado es como no haber estado. Así que fui al de Cho Hom, cerca del barrio francés, guiada por una de las cocineras del Spice Garden (restaurante vietnamita del Sofitel). Aquí se entiende cuando hablan de frescura (ver mi entrada Mercados de Vietnam http://saboresquematan.com/2014/06/06/mercados-de-vietnam/%5B). hoi an clase cocina cam gde 001 (39)   hoi an clase cocina cam gde 001 (36) Los productores llevan sus verduras recién cosechadas, los pescados son aún peces, porque nadan en grandes palanganas y a la hora de comprarlos es recién cuando se los mata, puedo jurar que los veía saltar. hanoihalongvietnamcamgrande214 049 Los cangrejos y las tortugas nadan y para que no se lastimen con sus patas, se las atan… con los mismos pañuelos de seda trenzados que compré para mí (sic). Muchas de las aves están en jaulas, como las antiguas pollerías nativas. hue danang hoi an clase cocina cam gde 025 Hay gran sector de especias, hierbas (frescas y secas), bazar, arroces, tés, sin olvidar los puestos de ropa, de comida, de sombreros… todo lo que se busca, está. hoi an clase cocina cam gde 001 (18) Hay que ir temprano. Sortear las motos aún dentro del mercado, preguntar, oler y probar. hanoihalongvietnamcamgrande214 086 El idioma no es una barrera, el inglés básico funciona y si no, el universal: las señas. Nunca imaginé que años de dígalo con mímica me fuesen tan útiles. hoi an clase cocina cam gde 001 (25) Lo que queda claro, es que aquí las compras se hacen diariamente y que me pude llevar de todo (aprendí a decir lo quiero comprar y basta, las discusiones de pareja no se ventilan en público). vietnamtelmay114 049

De Hanoi me fui a Halong. Podrán decirle que es turístico, bla… bla…No haga caso o se perderá una de las maravillas de este mundo: mar de la China, de azul intenso, calmo, y esos miles y miles de islotes de piedra, que emergen cada tanto, más cuevas, de formas extrañas. halong Alguna barcaza, criaderos de ostras, cierro los ojos y vuelvo a Halong. Nadé, fui feliz y hasta me animé a hacer kayak por primera vez en mi vida. A la vuelta, tomé un avión a Danang y seguí viaje a Hue, en tren. hue danang hoi an clase cocina cam gde 012 Para no extrañar la Argentina, el tren se detuvo en el medio del camino, pero aquí nadie se inmutó. Mis vecinos de asiento se asomaron a ver qué puestos había en el camino y volvieron,  ofreciéndome unos paquetitos de hoja de banana que encerraban langostinos cubiertos de arroz glutinoso, uno de esos manjares que jamás podré volver a probar. Hue Hoi An cam chica 009                                             Llegué a Hue, es la ciudad imperial, está algo destruida y no es lo que más me gustó. Partí aldía siguiente para Hoian. El camino lo hicimos con Hoang, un vietnamita joven, que nos contó su visión del presente, los recuerdos de su padre en la guerra y sus ganas de salir adelante, sin olvidar. Hoang nos llevó por un camino de montaña, entre secaderos de arroz. Hue Hoi An cam chica 052   Hue Hoi An cam chica 055 La sorpresa fue parar en un bodegón, donde preparan papel de arroz glutinoso que sirven con cerdo a la parrilla, salsas, hojas y cebolla frita. Cada uno se arma su paquete con esos ingredientes y lo come: creí que podía tocar el cielo con las manos, uno de los platos más ricos que probé en mi vida. Allí compré salsa casera de pescado fermentado (que traje camuflada en mi valija) y mezcla de sales y especias para fruta, más discos de papel de arroz, sésamo y maní, para el viaje. Hue Hoi An cam chica 023                                                Hue Hoi An cam chica 031 Los contrastes fuertes continuaron, de un lado playas paradisíacas, con criaderos de ostras, zonas de eucalipto de donde se extrae la esencia para el famoso bálsamo de tigre y del otro, lo que queda de las bases norteamericanas, que ocupaban las montañas y bombardeaban permanentemente la zona. hue danang hoi an clase cocina cam gde 004                                                                     Llego a Hoi An, pequeña ciudad, un tesoro que conserva buena parte de sus antiguas casas de madera, como hace cientos de años. hoi an ho chi minh 025   hoi an ho chi minh 017   hoi an ho chi minh 016   hoi an ho chi minh 024 Es la ciudad de la seda, me cuentan, donde los turistas llegan y se hacen en horas sus trajes (consejo: si quiere hacerlo, lleve una prenda que le guste y que la copien). hoi an ho chi minh 071                                                                                  hoi an ho chi minh 066                                                                                                                                              Sus playas son increíbles, pero para mi asombro, los vietnamitas van a las 5 de la mañana, cuando el sol ya calienta. A las 10 se hace insoportable, pero siempre hay un buen atleta dispuesto a treparse a una palmera y bajar un coco fresco. hoi an ho chi minh 032 hoi an ho chi minh 008                            Camino por las calles de Hoi An, desayuné Cau Lau, el plato típico, una sopa con fideos de arroz, carnes, hojas… hoi an clase cocina cam gde 001 (43) A las pocas horas, como brochettes envueltas en hojas, panqueques de banana y me anoto en una clase de cocina, que empieza donde debe empezar: en el mercado. hoi an ho chi minh 039 Recorro cuadras y cuadras con todo tipo de puestos, sigo comprando de todo y después, a cocinar. Aprendí a hacer los famosos papeles de arroz glutinoso y a cortar verdura, varios platos que –nobleza obliga- me salieron muy bien y prometo entrada con las recetas, paso a paso. hoi an ho chi minh 060 Por la tarde, paseo por la ciudad y encuentro una casa de té donde reina el silencio. Tés y pastelería deliciosos, en una casa de madera que parece salida de una novela de la Duras. hoi an ho chi minh 062 Me explican, mediante señas, que es atendida por sordomudas y me dan un folleto donde leo que aún nacen en Vietnam chicos con problemas físicos, consecuencia del agente naranja empleado en la guerra. hoi an ho chi minh 047 A metros, la misma organización cuenta con talleres protegidos de vidriería, joyería, textiles… Esa noche la ciudad queda a oscuras, me entero que ese día parte de la población celebra el cumpleaños de Buda, todos (creyentes o no) dejan en el río su deseo y una vela, en farolitos flotantes, otro mundo. hoi an ho chi minh 023   Sigo disfrutando de Hoi An, hasta descubrí una librería de esas que me enamoran, con terraza y bar.

hoi an ho chi minh 030El viaje se termina en Ho Chi Min, antigua Saigón, sus mercados, su pasado colonial, el correo y su gente.

hanoi-halongvietnamcamchica214 070Termino el recorrido en el Museo de la Guerra. Las imágenes cierran muchas de las preguntas que me fueron surgiendo a lo largo de estos días.

hanoi-halongvietnamcamchica214 115

 

hanoi-halongvietnamcamchica214 120

Creo que toda visita a Vietnam debería comenzar por acá. Veo las imágenes de las llamadas madres-héroes y me acuerdo del Nunca Más. Son mujeres que fueron condecoradas por haber perdido hasta ocho hijos. Y repito, Nunca Más.

Hue Hoi An cam chica 013

Cuando llegué, no pensé que me iba a enamorar, pero fue así, me enamoré de Vietnam. Volvería a Vietnam ya.

¿Blade Runner? No, Bangkok

bangkok cam chica 2 14 056 Cuando decidí viajar a Asia, tomé conciencia de dos cosas primordiales para un viajero: la distancia desde la Argentina y lo grande de ese continente. Entonces, debía elegir. Tailandia y Vietnam serían mi bautismo, el peso de su gastronomía. bangkok114 093 Comencé por Bangkok, capital del Reino de Tailandia, una ciudad de la que sólo tenía noticias por lo leído y las descripciones que hace de ella John Burdett en Bangkok 8 y Bangkok Tattoo. http://saboresquematan.com/2014/01/21/cocina-pasion-y-crimen-en-bangkok/ bangkok114 032 bangkok cam chica 2 14 064 bangkok114 099 bangkok114 048 (2) Confirmo, parece extraída del film Blade Runner: calles con olor a especias, enormes rascacielos junto a casuchas, miles de cables colgantes y autopistas elevadas y por sobre ellas, un tren eléctrico, el BTS -ultramoderno y confortable- que, confieso, provocó mi envidia. bangkok114 033   bangkok114 048 A su vez, puestitos, miles de puestitos callejeros, y shoppings enormes, de pisos y más pisos, donde se encuentran las marcas más caras del mundo. bangkok114 181 Se dice que este caos, a piacere, se debe a que la ciudad jamás fue ocupada: Bangkok creció sin planificación alguna. bangkok114 236 bangkok114 239 bangkok114 175 A todo ese paisaje urbano hay que sumarle el Chao Phraya, el río de reyes, que la recorre y la divide en dos, y los múltiples canales que hacen que a esta ciudad se la conozca como la Venecia asiática. bangkok114 066 bangkok114 090 La postal no estaría completa sin hablar del budismo. A cada paso es posible cruzarse con un altar, templos dorados, ofrendas de flores, comidas, velas, y los monjes de túnicas naranjas, monjes que tienen tratamiento especial: hasta en el aeropuerto cuentan con un carril exclusivo. Tanta divinidad aporta otro de los nombres Krung Therp (Ciudad de los Angeles). bangkok114 229 bangkok114 046 A la sensación surrealista hay que sumarle “El Calor y La Humedad”, con mayúscula. bangkok114 157 Me hospedé en el Four Seasons Hotel de Bangkok, en un barrio tranquilo. Rodeado de estanques con peces, vegetación, calma y una atención excelente, de esas que se agradecen cuando se está en un país extraño. bangkok114 021 El hotel ofrece desayuno occidental y oriental, como se imaginarán, opté por el thai. bangkok cam chica 2 14 021 Comenzaba mi día con sopas, bollitos de arroz glutinoso, frutas, comidas rarísimas, una buena dosis para entrar en clima desde la mañana. bangkok cam chica 2 14 017  bangkok cam chica 2 14 010 Después, el conserje me iba recomendando recorridos, la forma de llegar y lo que debía obviar. Detalles que aseguran el éxito de un viaje. bangkok114 259 Como mi fecha coincidió con el 1º de Mayo (y miles de turistas chinos), él me oficiaba de brújula, para guiarme en sentido contrario a la corriente. Así, mientras todos iban a los shoppings, yo recorrí el Gran Palacio y los templos antiguos. bangkokcamgrande114 071 Mucho oro rodeado de puestos callejeros, que incluyen desde fruta fresca tallada, ropa, collares, budas, todo y más. bangkok114 297 Allí, no perderse el espacio dedicado al trabajo de la seda, dirigido por la fundación de la reina, donde puede apreciarse todo el proceso de su elaboración (y después, obvio… pasar por la tienda, donde se encuentran telas y trabajos muy diferentes a los que verá en las calles). bangkokcamgrande114 085 A pocas cuadras está el templo principal de Wat Pho, más conocido por ser el contenedor del gran Buda Reclinado, unos 46 metros de largo y 15 metros de altura, recubierto de oro. Al salir, imperdible la escuela de medicina tradicional, famosa por sus masajes buenísimos y muy baratos. bangkokcamgrande114 040 Para mercados, si lo que se quiere ver es ingredientes y preparaciones, recomiendo dejar los flotantes como visita turística y sumergirse en Or Tor Kor Market, al que me llevó Sakchai Ditsakul, chef del restaurante Spice Market (hotel Four Seasons). bangkok114 003 Aquí me pude tentar con todo, porque poseen envasadoras al vacío y me prepararon paquetes, como para poder viajar. bangkok114 034 Comencé por la fruta, inmensa variedad que se compone de la local, más las de los países vecinos. Imposible no empezar por el durián, del tamaño de un zapallo, con pinches, al pobre hasta lo prohíben por el olor de su cáscara. No hay que hacerle caso a la prensa, la pulpa es muy dulce, cremosa, una delicia, para mi la contra es que tiene un efecto casi hormonal (sin discriminar hombres de mujeres) aporta calor. Aquí lo sirven con gajos de mango, que bajan la temperatura del cuerpo. bangkok114 083   bangkok114 121   bangkok114 170 Sorpréndase y pruebe dragon fruit, ramboutan, lychees frescos, cítricos, tamarindo, sandía amarilla, bananas y el ananá dulce y fresco. Veo montañas de coco con el que preparan una muy buena leche de coco, ingrediente básico de esta cocina. bangkokcamgrande114 058   Podría seguir, pero pasé a los vegetales, chiles de todos los tamaños y colores, montañas de ajos, cebollas, raíces y hojas, como la lima kaffir, de sabor alimonado, deliciosa o la nira, ese cebollín con ligero sabor a ajo. bangkok114 137 bangkok114 023Condimentos, más condimentos… ojo que son fogosos y no es un chiste, nada de hacerse los machos, porque la cosa va en serio. Probar de a poco, darle al paladar la información en pequeñas dosis. Sin privarse de nada. bangkok114 006 Llevarse salsas de pescados fermentados, curries (verdes, rojos, más o menos picantes), maní en todas sus formas, aves, frutos de mar vivos, en peceras… Puestos con ollas enormes con infinidad de comidas, donde no falta un buen pad thai, arroces, flores. bangkok114 043 Para comer, bandejitas listas con unos bollitos de arroz glutinoso (de colores), con rellenos varios, acompañados con hojas, todos los platos y la dulcería de colores como los Ka Nom Nam Dok Mai. bangkokcamgrande114 092 Para los fines de semana “el mercado” es el de Chatuchak, el más grande del mundo, al aire libre.                                                                                                                                   bangkok114 164                                                                                                                                                 Un capítulo aparte son los mercados flotantes: el de Taling Chan y el Amphawa, (fines de semana) y el Damnoen Saduak.     mercat flotant bangkok114 057Para seguir con mi taquicardia, recorrí el barrio chino, gigante. Cuadras y cuadras, donde es posible encontrar de todo y más, hasta empanadas. bangkokcamgrande114 015 bangkok cam grande114 050 (4)Otro imperdible es la Casa de Jim Thompson, un arquitecto norteamericano con una vida que da para un policial. Trabajó como espía durante la Segunda Guerra Mundial y tuvo su base de operaciones en Tailandia. Finalizada la guerra, se interesó por la seda y los tejidos del país. bangkok cam chica 2 14 014 En 1967, durante un viaje por Malasia, desapareció… Su casa es un ejemplo de las casas tradicionales Thai, cuenta con cafetería, restaurante y un local de venta. (6 Soi Kasemsan 2, Rama 1 Road). Para darse un gusto y entender la cocina thai con mayúscula: Nahm http://saboresquematan.com/2014/06/01/nahm/

Hora de seguir viaje, primera etapa Asia ¡cumplida! bangkok114 087                                                        GPS: Four Seasons Hotel Thailandia, 155 Rajadamri Road, http://www.fourseasons.com A tener en cuenta: los argentinos necesitan vacuna anti fiebre amarilla, salvo que demuestren estadía previa en Europa de varios días. El pasaje es más económico, si se toma un paquete aéreo, desde Londres o Paris.

Nahm

_nahm_Bangkok_interior Ser el número 1 de Asia en los Asia´50 Best Restaurant 2014 y número 13 en The Word`s 50 Best 2014, de la lista de Restaurant tiene su peso. Destacarse en un país como Tailandia, donde todo el mundo cocina bien, más. 022268_44027367_David_Thompson Al frente de este restaurante está David Thompson, chef australiano, con varios proyectos exitosos anteriores de cocina thai en Australia y Londres, simpático, movedizo, me dice: “nada hubiese sido posible sin mi jefe de cocina, Prin Polsuk”. Entre los dos armaron este Nahm, basado en recetas thai callejeras tradicionales, las que cocinan las mujeres hace miles de años y se encuentran a cada paso, pero ejecutadas con técnicas actuales. mm858 Como Hotels and Resorts - Metropolitan Bangkok El espacio es moderno, despojado, ubicado en la planta baja del Hotel Metropolitan by Como, con vista a la piscina. Grandes columnas de ladrillos crudos, maderas oscuras, mesas despojadas, algunos sectores privados, buen diseño para alojar lo esencial, lo que llegará después.

_Ma_hor

Respondiendo a la filosofía culinaria thai, en los platos encontrará contraste y equilibrio entre lo salado y lo dulce, lo ácido y lo amargo, sabores a los que se suma algo de ahumado.

mm858 Como Hotels and Resorts - Metropolitan Bangkok

 

Cada plato es una explosión de ingredientes del lugar, podría decirse  que más que frescos… vivos. Recomiendo tomarse el tiempo de saborearlos y descubrir el manejo y la combinación de especias y hierbas muy pocas veces visto.

022268_44430620_Clear_soup_of_roast_duck

Tanto al mediodía como en la cena se puede comer a la carta o un menú, que a la noche (Set menu) no superan los 40 dólares. 022268_45498218_Coconut_and_turmeric_curry_of_blue_swimmer_crab Primero, pequeños bocados, ensaladas con muchas hierbas, sopas y luego, varios tipos de curries que llegan al centro de la mesa, para compartir.

022268_44430638_Fermented_fish

Los postres son diferentes a los occidentales, probé una combinación de lychee fresco con un syrup casi helado y thai cupcakes, plato difícil de explicar, pero del que aún tengo memoria en mi paladar. También hay durian, fruta con mala reputación, de sabor delicioso.

Durian_and_white_sticky_rice

GPS Nahm. Hotel Metropolitan by Como. 27 South Sathorn Road Tungmahamek. Sathorn Bangkok (Tailandia). Tel. +(66) 2 625 338.

Cocina, pasión y crimen en Bangkok

Las promesas se cumplen. Comencé este blog la semana que debía nacer Dalila, mi nieta, y el insomnio era fuerte. Escribir y leer son buena compañías y sí, de a poco, fui compartiendo con ustedes momentos de mi vida. Hace unos días, el contadorcito que te viene en la página de Facebook me avisaba que estaba por superar los 1100 seguidores de Sabores que Matan, y las estadísticas del blog hablaban de 14.000 visitas. Cifras que son significativas, porque detrás de cada una hay una persona. Prometí publicar un artículo inédito de esos que me apasionan.

BANG82

 

Hace un tiempo pensé en darle continuidad a mi primer libro con otro que reúna palabras, comidas, bebidas, crímenes y mucha pasión. Comencé por las mesas asiáticas. Bangkok 8 y Bangkok Tattoo, libros de John Burdett, me dieron letra, para el proyecto. Espero que les guste tanto como a mi. Gracias por acompañarme. 1100… ¡chin chines y vamos por más!

Tren en Bangcok-R

Bangkok, capital de Tailandia, es una ciudad de contradicciones, se la conoce por sus templos, su comida, sus bailes y… sus burdeles. Así la describe John Burdett en sus novelas Bangkok 8* y Bangkok Tattoo**: calles con olor a especias exóticas y a frituras de pescados, mezcla de budismo y de violencia, de misticismo y de perversión. En ellas se mueven Sonchau Jitpleecheep y su compañero Pichai, dos policías que llegaron a vestir el uniforme para poder digerir el acto de matar: después de asesinar a un traficante de droga yaa baa, Pichai y Sonchau tuvieron remordimientos, sentimiento que sólo se les pasaría enmendando el karma y convirtiéndose en policías. Pero el camino de la salvación les indicaba que no debían ser cualquier clase de policías, sólo estarían en paz siendo honrados.

el-templo-del-buda-esmeralda--wat-phra-ka

Pichai creía que ya había tenido suficiente en este mundo, entonces, además, se ordenó sacerdote budista -cosa rara incluso en Tailandia eso de ser policía y budista- designando a su compañero y a su madre para que le afeiten la cabeza y las cejas, un honor que les permitiría volar a uno de los cielos de Buda agarrados a su túnica naranja en la hora de la muerte. Sin embargo esa hora le llegó primero a Pichai. El paso al otro mundo ocurrió cuando la pareja de detectives estaba investigando el asesinato de un marine norteamericano, víctima de las mordeduras de una Naja siamensis. Esta es una cobra que se caracteriza por no soltar a su presa y siempre ir por más. Es así que una vez que dio cuenta del yankee siguió su banquete con el policía thai.

bangkok83

A pesar de la pena, Sonchau decidió continuar con el caso, previo toque de yaa baa, una droga popular en Tailandia. El término significa “droga loca” y hace referencia a la metanfetamina que se saca de la efedrina. Esta es más fácil de producir que la heroína y hasta un amateur puede aprender la química necesaria para hacerse de ella en una hora. El yaa baa llega en varios colores y sabores, a gusto del consumidor, ideales para poder realizar algunas tareas estresantes cuando el cuerpo manda dormir. Por esta razón es muy popular en la industria pesquera thai, que exige descamar pescado entre la una y las cinco de la madrugada o entre las “trabajadoras nocturnas” de los bares.

puti

Hay pastillas azules, rociadas de heroína, “que dan un subidón agradable de opiáceo” y otras de color carmesí, mezcladas con fertilizante, que dan energía y al día siguiente, una resaca de muerte. No pueden bajarse en seco, lo ideal, según palabras de Sonchau, es hacerlo con un trago de cerveza Singha.

5865085-comida-de-mar-en-las-mercado-flotante-de-damnoen-saduak-cerca-de-bangkok-tailandia

Para matizar con otros sólidos, en las calles de Bangkok hay mucho para probar. Sonchau elije comer en alguno de los puestos callejeros regenteados por policías jóvenes, que son inmunes a la persecución por venta ambulante. Si se trata de un restaurante, cuando el que invita es Vicarn, su coronel de policía del distrito 8, el presupuesto da para más, entonces, a veces, el lugar puede ser alguno de los bares donde las mismas chicas que les servirán la comida, serán ellas bocados de otras bocas. Una de esas reuniones de trabajo se realizó en el Princesa Club, en Pat Pong. El banquete comenzó con una cerveza Kloster, que se bebe directamente de la botella, de sabor limpio y buen acompañamiento para los platos con chile, y siguió con whisky del Mekong. La mesa no fue servida a la manera occidental, todos los comensales recibieron su bol de arroz, de sabor neutro, en reemplazo del pan. Después llegó el resto de preparaciones, todas juntas, y cada uno fue eligiendo bocados a gusto.

Papaya-Salad

Comenzaron con pok-pok, ensalada de papaya a la que se puede agregar una bola de arroz que prepara el paladar para este plato, con una salsa a base de doce chiles machacados que enciende la boca y “baja a los estómagos como lava fresca” e invita a un trago de cerveza helada. Cuando dieron cuenta del pok-pok siguieron con una sopa tom-yum, casi tan picante como la ensalada, de camarones, con un ligero matiz agrio.

TOM YAM KUNG

PLATOSOPA1

Colocar 6 tazas de caldo de pescado ligero en una cacerola y llevar a fuego medio hasta que hierva. Agregar 4 dientes de ajo, 10 hojas de limón kaffir, 6 rebanadas delgadas de galanga fresca, 250 cc de salsa de pescado, 4 tallos de lemon grass, en trozos de 2,5 cm de largo. Agregar 4 cebollas de verdeo, 1 taza de hongos en láminas, 2 cucharaditas de pasta de chile asado y 2 cucharadas de hojas de cilantro, picadas. Cocinar a fuego lento 2 minutos. Agregar 500 gramos de camarones (sin cáscara y desvenados) y volver a calentar hasta que hierva. Cocinar no más de 1 minuto. En ese momento, sumar ½ taza de jugo de lima y 1 cucharada de  pasta de chile, mezclar y servir en tazones.

tom-yum-soup2

De la mesa también podían probarse pollo estofado con salsa de ostras, de influencia china; lubina frita con salsa de chiles; paté de pescado; sapo crudo picado con cebolletas (verdeo) y chiles, y caracoles grandes cocinados en su jugo, para chuparlos hasta sentir que su cuerpo entra en las bocas. No faltó otro pollo -en este caso era frito con miel- para ingerir nutrientes y arroz, absorbiendo al mismo tiempo el alcohol y los chiles. Si el protagonista de la comida hubiese sido un farang, seguramente el final habría sido otro: helado occidental –Häagen Dazs-, con azúcar y lácteos, más una tonelada de aromatizantes.

bangkok mercado 2

Mientras Sonchau intenta resolver los, ahora, dos asesinatos, se encuentra con Nong, su madre, experta prostituta, con una larga historia de parejas internacionales, que le permitieron al niño tomar contacto con la cultura gourmet del mundo. La excepción fue su padre, un norteamericano, símbolo de comida chatarra. Este fue el motivo para que Nong desistiera de una vida en el gran imperio y una familia formal. La charla entre madre e hijo fue productiva, la dama estaba investigando el verdadero potencial del Viagra, en vistas a futuros negocios. Y como el tema debía ser tratado como corresponde, “sin prisa porque ésta es cosa del diablo y la lentitud es cosa de Buda”, lo hicieron comiendo en un puesto callejero. Comenzaron con una sopa, siguieron con pescado frito, ensalada picante de anacarados, tres clases de pollo y fideos finos de arroz, más salsas, cervezas, jengibre picado, maníes fritos, chiles y rodajas de lima.

PLA SAM ROT (PESCADO FRITO)

 PLATOTHAI1

Cortar 1,200 kg de filetes de lenguado en 4 o 5 trozos. Empanarlos con harina y freírlos en aceite caliente, vuelta y vuelta, hasta que estén dorados. Para la salsa: mezclar en una cacerola 2 cucharadas de ajo picado, 4 pocillos de vinagre de arroz, 4 pocillos de azúcar de palma, 2 cucharadas de chile fresco picado, 6 cucharadas de naam pla (salsa de pescado), 2 cucharadas de cilantro picado y 6 cucharadas de jugo de tamarindo. Cocinar unos 10 minutos, hasta que la salsa tome punto de almíbar espeso. Distribuir el pescado en platos, rociar con la salsa y juliana de ralladura de lima.

BANGTAT1

El placer que despertó en Sonchau cada uno de estos bocados le hizo olvidar por un rato el motivo del encuentro y reflexionar acerca de lo que tenía ante sí: “La cocina tailandesa es la más compleja, sutil, variable y, en general, la mejor del mundo. Deja flipados a los exigentes franceses y a los excéntricos chinos… Protegida por un cortafuegos de chiles, nuestra cocina ha sido inmune a la corrupción que han sufrido otras grandes culturas culinarias debido a la influencia occidental, y la mejor comida aún puede encontrarse en hogares humildes y, en especial, en la calle. Todos los tailandeses son gourmets por naturaleza y los polis no hacen redadas en los mejores puestos de comida, si saben lo que les conviene.” En realidad el discurso gastronómico rodeó la conversación entre hijo y madre para introducir lentamente el auténtico tema candente, base del futuro negocio: ¿qué hacer para atraer hombres (léase clientela), pero con un miembro en declinación? La preocupación era seria, teniendo en cuenta que el escenario es un país donde la facturación anual de la industria del sexo es casi el doble del presupuesto anual del gobierno. Lo que Nong explicaba como solución al drama natural resultaba fácil de entender, la dama quería fundar “Old Man’s Club”(El Club de los Veteranos). La idea era lograr que mediante la simple pastilla –Viagra- esos señores, los que viven en La Florida o Miami, puedan hacer que sus miembros se comporten como “bistec puesto en el congelador, liberados de la madre naturaleza… ayudándolos a celebrar sus últimos días en la tierra… un servicio de compasión e iluminación.”

viagraenfarmacias

Sus planes eran posibles porque la experta ya contaba con un socio financista: el coronel Vikorn, de la policía. Para realizarlo, sólo había que crear un servicio de reserva por teléfono, igual que el de un restaurante. Al arribar a Bangkok, el cliente iría a un bar donde lo esperaría una buena barra de tragos, atendida por damas. Cuando éste viese a una chica que le gustara, debería retirarse al hotel y llamar, pasando el dato de su elección; en ese momento tomaría la pastilla y avisaría. En síntesis, sería algo así como crear charters con un recibimiento y tratamiento adecuado para asegurarle al cliente la felicidad carnal, más una buena dosis de copas.

cabeza de cerdo

El Club, finalmente, se puso en marcha y fue dando frutos, hasta que sobrevino una crisis: los veteranos del Norte resultaron ser algo insaciables y en vez de consumir una pastilla, vaciaban el frasco, agotando a las trabajadoras y haciendo que el negocio fuera a pérdida. Mientras tanto, Nong rezaba a Buda, prometiéndole dos mil huevos cocidos y una cabeza de cerdo si le salvaba las cuentas. Pero un día apareció Chanya, repatriada de los Estados Unidos por los acontecimientos del 11 de septiembre. Era una de esas chicas que podían cambiar el panorama: hablaba perfecto inglés y seducía a enjambres de  hombres, incluido Sonchau. Todo parecía volver a encaminarse, tanto que los monjes budistas no tenían horas –ni estómago- para consumir las cantidades de huevos que les enviaban madre, hijo y el coronel en agradecimiento. Hasta que una mañana un tal Match Turner, agente de la CIA, fue asesinado brutalmente en uno de los burdeles del club, un nuevo caso para Sonchau, y base de Bangkok Tatoo, la segunda novela de la saga. La sospechosa de haber cometido el crimen y luego, haber despellejado el cadáver y expuesto el pene del difunto en un florero, era Chanya, de quien, a esa altura, el detective estaba enamorado y a quien entre todos los responsables del emprendimiento decidieron proteger, teniendo en cuenta que era casi como la gallina de los huevos…

bangkok19

La investigación se desarrolló entre nuevos escenarios y platos. Para toda hora, insectos fritos, más precisamente saltamontes, gusanos de seda y escorpiones; para el desayuno, kuay jap, caldo espeso con hongos, carne de cerdo y “kuayiaw phat khii mao (literalmente, fideos fritos del borracho: fideos de arroz, albahaca, pollo y una marea escarlata de chiles recién cortados, todo frito en aceite)” y trucha con naam plaa.

saltam

Este nuevo caso demostró que Sonchau y el resto de sus compatriotas tenían un estómago preparado para cualquier plato y trago fuerte, sobre todo cuando hubo que sortear encuentros con pesos pesados de la Central de Inteligencia Americana. En esos momentos la cerveza era reemplazada por whisky Mekong con chut (hielo, limas cortadas por la mitad y un toque de refresco). El alcohol, además de proveer energía aportaba pistas: las declaraciones de los testigos describían los efectos que un vaso de vino causaba en Turner, a quien transformaba de un baptista del sur, semejante a sus padres, en un fogoso, a la manera thai, el que después de una copa pasaba directo del tinto al opio. Las drogas, al igual que en la primera novela de Burdett, también en Bangkok Tattoo tienen su lugar: el crimen, más que una pasión de amor fue el camino de una pasión desesperada, la de encontrar un importante cargamento de heroína perdido en algún lugar de esos parajes asiáticos.

mekhong-z

El menú y los encuentros continuaron, con Sonchau intentando, además, descifrar el tatuaje que alguien se ocupó de extraer de la piel de la víctima. El nuevo enigma se basaba en que el lenguaje de las imágenes grabadas en la piel no podían ser obra de alguien ajeno a la Yakuza, mafia nipona, y su manera de expresarse en el mundo a través de ese arte corporal. Se sabe que los muchachos de la pesada japonesa van relatando e inmortalizando sus hazañas tatuándoselas en el cuerpo y siempre acompañados de buen sashimi y sake.

Mercado flotante Bangkok

Las vueltas de la investigación continuaron por las calles de Bangkok, haciendo que ante cada nuevo paso hacia la resolución del crimen el lector no pueda evitar soñar con probar bocados cada vez más exóticos. Sin embargo, encontrados cargamento y auténticos culpables, el último de los platos vuelve a ser mil huevos y cinco cabezas de cerdo, más caléndulas y guirnaldas de flores, todas ofrendas a Buda (de Pie, Sentado y Caminante) a quien Sonchai y Chanya agradecieron el estar vivos, enamorados y con el negocio nuevamente en vías de crecimiento. Una vez que terminó de alimentar la espiritualidad, la pareja se ocupó de sus cuerpos, a los que aportó mejillones fritos con chile y laap pet (ensalada de pato picante), más una buena cuota de cerveza, porque lo importante en Bangkok es, ante todo, encontrar el equilibrio. Por algo son budistas.

bangkoktattoo2

*John Burdett, Bangkok 8, Barcelona, Roca editorial, 2004.

**John Burdett, Bangkok Tattoo, Barcelona, Roca editorial, 2005.