Censura… el valor de las palabras

amordazados (1)

Es gracioso, trabajo en un medio como Clarin hace 22 años, vivo de mis palabras, porque con mis palabras expreso aquello que pienso y jamás nadie me tapó la boca. Soy periodista. En mi vida, ya iba a poner larga, pero no es tan larga, pasé momentos en los que por una palabra no sólo ibas en cana, también podían cerrarte la boca con mordazas de esas de las que no se vuelven. Contra esas mordazas peleé, pero cómo luchar contra la censura absurda y estúpida de los que coordinan facebook, una red social que no hace nada contra la pedofilia, pero se molesta si escribís VA FANCULO y además no te da ninguna opción de defensa.

Señores de facebook la idiotez es síntoma de la sociedad que los engendró. Su propia criatura los va a superar y seremos millones. Alguna vez, en mi libro, el que da nombre al blog, escribí que la venganza es un plato que se come frío. Soy mujer, soy argentina, soy sudaca, tengo memoria. Buen provecho.