La gira de los hermanos Roca

Hace tres años, escribí un artículo sobre El Celler de Can Roca. Fue después de una visita a Girona y comenzaba diciendo: salió segundo, ¿y qué?. Este año, en marzo, volví una vez más, por entonces eran primeros en la lista de The World´s 50 Best, pero para mi nada había cambiado. Poder probar sus platos, hablar -esta vez- con Joan y Jordi (Josep estaba por el continente rastreando productores) fue una fiesta, de esos privilegios que me da la vida. Fines de abril volvieron al segundo lugar y sigo diciendo: ¿y qué? ¿cambió algo? Lo importante es que El Celler se traslada por un mes a América. Lo harán en agosto, en una gira, la primera de muchas por estos pagos. Lo que sigue es el artículo que escribí para Decanter, Colombia, país que forma parte de este primer grupo a visitar.

http://blog.decanter.com.co/planes/2014/7/2/la-gira-latinoamericana-de-los-roca

 

Tarragona se viste de fiesta

Fuegos_Artificiales

La noche más larga del año es sinónimo de verano. En Catalunya se festeja el 23 de junio, Sant Joan (San Juan). Fogatas, cava, cocas (ojo, ¡son galletas chatas, algunas alargadas, dulces o saladas, nada de gaseosa!).

wpid-photo-28052013-2215

Se prenden fogatas, se baila y se recrea eso que viene de siglos. Cada plaza, cada pueblo se viste de fiesta, como lo canta el Nano Serrat. Por aquí estamos del otro lado del mundo, empezando nuestro invierno, sin embargo no hay nada que me impida trasladarme, aunque sea en el ciberespacio. Entonces, los invito a Tarragona.

62356122

Sabemos que todas las ciudades tienen su historia, descubrirla y en algunos casos seguirles el rastro es parte del encanto. Esta vez, el recorrido por el Mediterráneo me llevó a esta ciudad del sur de Catalunya, a 100 kilómetros de Barcelona, a la que se puede arribar en AVE, el tren rápido. Por allí, a cada paso, se pueden palpar los signos que fueron dejando las distintas civilizaciones. Siglos y siglos, rastros que hacen hablar hasta a las piedras.

tarragona2

Fundada por los romanos, fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Tuvo tanta importancia en tiempos del Imperio, que Augusto la eligió para vivir (con ese mar a sus pies y ese paisaje, nada tonto el emperador). Por entonces se llamaba Tarraco y era la plaza fuerte del ejército romano en Hispania, estamos hablando del 218 a C. Su anfiteatro, del SII, ubicado frente al mar, es símbolo de la ciudad.

Vuelta-del-circo-romano-en-Tarragona_PMTT1

Otra construcción que transporta a esa etapa histórica, como un túnel del tiempo, es la del circo romano: conserva bóvedas, pasadizos y los pasillos por los que salían los carros de caballos, y buena parte de las gradas donde se ubicaba la plebe para ver cómo medían fuerza los gladiadores.

Catedral.

Algo de ese espíritu festivo persiste y es el que aún hoy, en pleno siglo XXI, se respira en las calles de Tarragona. Basta buscar un calendario, para saber cuál es la temática que convoca, desde las fiestas tradicionales religiosas, a otras, que tienen que ver con los ciclos de la naturaleza, como ésta, la de Sant Joan, donde lo religioso se mezcla con la tradición pagana y su exaltación de los ciclos naturales.

Tarragona_-_Foro_colonial_1

En las terrazas (veredas) la capital de la Costa Dorada, cerca del puerto, se brinda con cava y buen vino de la zona y se comen pescados y mariscos fresquísimos y deliciosos, preparados de muchas maneras: fritos, acompañados con salsa romesco, o con arroz.

catalunya1marzo14 038

En la Via Augusta se impone con el café unos carquinyolis, las masitas del lugar. En su centro histórico, donde lo medieval y lo gótico asoman, se encuentra la catedral, construida sobre el antiguo templo de Augusto, allí también se celebra.

catalunya1marzo14 041

En la parte alta, en la Plaza del Rei, está ubicado el restaurante El Llagut, lugar chico, de corazón y cocina grande, especial para probar la cocina típica de la zona, porque es representante del Tarragona Gastronómica y Slow Food Km. 0. Imperdibles sus sardinas, sus tapas, los arroces…

catalunya1marzo14 044

¿Otro espacio para festejar? La plaza de la Font, donde se encuentra el Ayuntamiento. No se extrañe si ve unas construcciones, torres humanas, esas que piden fidelidad, porque son hombros los que sostienen a hombres y mujeres. Son los famosos los Castells (castillos).

Rafael L—pez-MonnŽ

 

Rafael L—pez-MonnŽ
Después llegarán las hogueras, saltar tres veces sobre el fuego para asegurarse la buena suerte, los petardos, los fuegos artificiales en la playa, la música, hasta muy entrada la madrugada. Como en la antigüedad, el deseo que une a quienes participan es el de un buen año. Y vamos bajando la cuesta que arriba en mi pueblo se acabó la fiesta.

Revetlla-de-Sant-Joan.

GPS: www.tourspain.es

www.catalunya.com

wwwtarragonaturisme.cat

 

Le Bistrot

10417020_652982258112050_7442014879943398966_n

Partido inaugural del Mundial de fútbol, juega Brasil, llueve, las calles de Buenos Aires están desiertas. Noche ideal para “ir a la Capital” y desembarcar en la Alianza Francesa, institución que haciendo honor a su tradición cultural, tiene un bistró, uno de los secretos mejor guardados por quienes aprecian la cocina auténtica.

alianzadetall5

La encargada de alimentar y provocar que las caras se vayan iluminando a medida que comen es Patricia Courtois, cocinera, nieta de franceses de Normandía, que no estaba escondida, cocinaba para la Cancillería y por esas vueltas de la vida, licitaciones vacías y un etc. está ahora en la Alianza (por una vez, no se si agradecer a los diplomáticos argentinos o poner un: ¡que se jodan!).

10321189_10203895882261952_593085474799742952_o

alianza7

“Todo es fresco, aquí no se guarda nada, no se recalienta nada. Cocino horas y horas mis caldos, no uso vacío porque creo que en un bistró no se justifica: a cada cosa le tenés que dar el punto justo. ¿Hay algo que suplante un confit en grasa de pato, o la forma como preparo mis codornices, terminándolas con un ligero dorado? Ahora parece que lo que hago está de moda, se ríe: uso despojos, uso todo, eso me viene desde mi casa. Aprendí a cocinar desde chica y recién hace dos años pude pisar Francia. A cada paso me decía: pero si es esto lo que hago, con mi mochila a cuestas fui feliz.” Filosofía simple, esa misma felicidad es la que transmite desde sus platos. Creo que llenar esta crónica de palabras me provoca cierto pudor. La cocina de Patricia no necesita adjetivos, sólo se trata de sentarse, dejarse recomendar y gozar.

1979497_623926267684316_2655205776047470329_n

Abierto al mediodía, antes de pasar al salón hay que echarle una mirada a la pizarra que anuncia su menú a precios muy amables (tanto como el de la noche). Hay sopas caserísimas, ensaladas (como la niçoise que sale dentro de un pan), quiches, la memorable degustación de patés y plato del día, todo en porciones generosas. Debido a las actividades educativas del lugar, no pueden ofrecer alcohol.

alianza5

Por la tarde, pastelería casera, con pain au chocolat, croissant o madeleine. De vez en cuando Patricia incluye sus famosos canelés, dato difícil de proporcionar, porque parece que cuando aparecen… desaparecen.

10462775_653860184690924_8239103082180016315_n


 

10455341_652983528111923_7728472862720128274_n

La cena, por ahora, se sirve sólo los jueves. Esa noche abren el salón que fue el comedor familiar de la antigua casona, un espacio protegido, que se conserva intacto, con pisos de madera de esos que ya no quedan, paredes enteladas, boiserie oscura tallada y techos decorados con mosaicos dorados a la hoja, ambientación que crea un clima clásico, pero para nada intimidante. La carta de la noche es corta, tiene lo que debe tener y también va cambiando según lo que tiente a Patricia en el mercado o en sus paseos por las rutas.

1613889_640715459338730_4708197308214369509_n

Para una primera vez, imposible no pedir la degustación de patés, enorme fuente con patés caseros que incluyen diferentes mezclas de carne (muy rico el de molleja con pistachos y un toque de caramelo, el de conejo, el clásico de hígado que también aparece como un mimo en forma de trufa, cubierto con chocolate amargo) y uno, delicioso, de queso y puerros, algo ahumado. Vienen con pepinos encurtidos.

10250168_622941244449485_445153657320256319_n

Otra opción es la soupe à l’oignon (sopa de cebolla gratinada), de la que sólo diré: vaya y pruebe.

alianza2

En principales, koulibiack, plato que la nobleza rusa llevó en su exilio e impuso en Francia, con masa de hojaldre casera, que encierra varias capas de salmón, rico, muy rico.

alianza4

 

alianza4a

También magret (en el punto que debe servirse) con chutney, zanahorias glaseadas y puré de papa o las codornices rellenas sobre hinojos braseados.

alianza3

 

10365999_648892515187691_8790475455980840112_n

Consulte, porque algunos jueves hay ñoquis a la romana, que no serán franceses pero son caserísimos y ricos.

alianza6a

De postre, clásicos como la tarte tatin, marquise au chocolate con confitura de cítricos, crème brûlée o nougat (merengue con Malbec), nuez y queso brie. Consultar por los fuera de carta, probé membrillos asados con el nougat de Malbec, buenísimos.

1399439_608101249227460_1869283618_o

Para acompañar estos platos, por la noche sí hay selección de vinos y también posibilidad de llevar el suyo, con servicio de descorche. Otra buena: no cobran cubierto, aunque ofrecen panes artesanales y un pequeño plato con diferentes preparaciones, como amuse buche, que incluye una sopa casera que remite a los sabores de la infancia. Dato: estar atentos, porque en poco tiempo, Patricia abrirá un restaurante de campo, en Cañuelas, que por las fotos y lo que cuenta, hará que vayamos en peregrinación. Sé que los secretos no se cuentan, pero éste, el de Le Bistrot es de esos que se deben compartir. Ir a la Capital con este incentivo me amiga con Buenos Aires.

GPS: Córdoba 946, 4322-0068. Lunes a viernes, mediodía y tarde. Jueves noche.

 

Marieta

unnamed
Cuando conocí a Martín Molteni prometía. Era estudioso, investigador, sin embargo siempre discutíamos: las recetas para las notas eran larguísimas y sus platos eran de esos que tenían varias preparaciones y una presentación que me ponía en el lugar de la duda. Siempre me preguntaba ¿cómo empiezo? Desde  entonces pasaron muchos, muchos años.

pura tierra martin molteni

 

Molteni, como lo llamo (él me dice Rosemberg) es un señor chef, está esperando su cuarto hijo, metido de lleno en el Bocuse D ´Or, pero del otro lado del mostrador, porque ya no es él quien concursa, diseñando un restaurante en Colonia, Uruguay… Y sí, en algo no cambió, vive a mil y duerme poco. Acentuó virtudes, sigue siendo un buscador -pueblo por pueblo- recorriendo la Argentina y uno de los que más apoya los productos y productores autóctonos. Es un tipo maduro, habla poco, lo necesario. Sus platos son cada vez más simples, aunque no se los puede calificar de  simples, y son sabrosos y creativos.

molteni

A su PuraTierra, en Belgrano, hace pocos días, acaba de sumar Marieta, en pleno centro porteño, a cuadras del Obelisco (¿revivirá la zona?). El edificio, que también alberga al hotel Le Dome, se creó recuperando un espacio arquitectónico de estilo francés del 1900, de esos donde a las puertas y paredes se las medía a palmo, y en donde los material usados siempre eran nobles.

marieta salón medio

El espacio, con detalles cuidadosamente elegidos, como las celosías de la antigua casa, que forman parte de la decoración, es muy luminoso, con techo de bovedilla a la vista, mesas de madera pesadas y sillas cómodas. Un párrafo aparte: el pozo de agua original se conservó y hoy es la cava de vinos especiales, lugar perfecto para la guarda.

huevmarieta

La línea rectora de la cocina lleva la firma Molteni: ingredientes regionales argentinos, de Norte a Sur, siempre frescos y tratados como se merecen, en su punto exacto, con las especias que combinan y muchas hierbas y vegetales. Marieta va cambiando a lo largo del día, ofreciendo cafetería, almuerzo a la carta o con menú, tardes de merienda y por la noche, cenas, también a la carta o con menú de bodega, con muy buenos precios.

mariehue

Aquí no se puede obviar el pan (“los panes”) y la manteca y para seguirla, picoteo de paté -de ave o conejo- o los buñuelos crujientes de morcilla. De entrada, muy rico salmón rosado marinado con crema de manzana y salsa de cítricos; el huevo tierno, hongos de estación, cerdo grillado y migas del pastor o la variedad de ensaladas. También la sopa del día que junto con los platos de cuchara, informa Molteni, irán creciendo en la carta.

Mesclum de verdes, compota de cebolla, queso de cabra, peras a las brasas, frutos secos

En principales, arroz meloso de vegetales de estación, rable de conejo relleno, guisado de alubias al tomate especiado, pastas y varias carnes con ricas compañías. En postres, hay muchas opciones, como la pera con helado de miel y crujiente de frutos secos, pero no soy objetiva: me inclino por pasión chocolate, una degustación de chocolates, del que el señor Molteni es un especialista.

Pera, helado de miel, crujiente de frutos secos

Para cuando esté terminado el hotel, hay que hacerla completa, comida y siesta, de esas que los mendocinos llaman como dios manda: con pijama. Elija la habitación de la esquina, la del balcón. No es histórico, pero tiene vista al Obelisco y al edificio del Ministerio de Obras Públicas, con el mural de Evita. Otro Molteni, el mismo Molteni.

GPS: Cerrito 22, 4383 3722/ 3733. www.marietarestaurant.com.ar

 

Per Se

PerSe___salon_02_rp

Thomas Keller no abrió sucursal en Palermo. Lo que uno de los mejores chefs del momento seguramente no sabe, es que muy cerca de Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, Argentina, hace muchos años una nonna le puso a su lugar en el mundo: Per Se. ¿Coincidencia? Allí esta mujer se dedicó a sus animales, a tener su huerta, a elaborar embutidos caseros y en especial, a criar nietos y bisnietos. Uno de ellos forma parte del equipo de este nuevo restaurante y quiso homenajearla. Creo que si Thomas la hubiese conocido, estaría de acuerdo con el nombre. Aclarado los tantos, paso a contarles de este nuevo restaurante, con poco menos de un mes de vida.

PerSe___platos_11_rpress

Al entrar se encontrará con una gran caja de cemento, doble altura, ventanal que enmarca la calle, una pared con láminas de madera que dan movimiento, barra para tragos creados por Gonzalo Cabado, cava a la vista con 800 etiquetas (a precios posibles), asiento corrido de cuero capitonée y sillas que hubiesen hecho protestar a Vidal Buzzi. En el entrepiso un privado con mesas, living y patio, íntimo y muy bien logrado, hubo búsqueda y buen diseño. La iluminación de todo el lugar demuestra mano experta: la luz está donde donde tiene que estar y es cálida, detalle poco usual en Buenos Aires. La cocina está a la vista, con diferentes fuegos e incluye parrilla.

PerSe___platos_03_rpress

En los fogones, el socio y chef ejecutivo Emiliano Di Nisi, con experiencia en cocinas europeas, que le aportaron el valor por los buenos ingredientes (pocas heladeras, para trabajar sólo con productos frescos), conceptos claros sobre técnicas y una revalorización de lo nuestro: lo simple elaborado con calidad, empleo de técnicas modernas con largas cocciones al vacío y temperaturas controladas, combinadas con paso por leña.

PerSe___plato_01_01_rp

La carta es corta y cuidada, se puede optar por  uno ($170), 2 ($260) o 3 platos ($360). En cada uno hay muy buen equilibrio de sabores, texturas y una cuidada elección de productos locales como los quesos de Suipacha, los embutidos de Chivilcoy (pago de los dueños), pimentón de Cachi…

perseossob

Ricas entradas, como el tartare de pescado que va cambiando según lo mejor que consigan, muy rico pulpo a la leña con mayonesa de oliva y especial el ossobuco braseado con kétchup casero, ají y manzana, con gratén de caracú, para el que recomiendo guardar (o pedir) alguno de los buenos panes.

PerSe___platos_08_rpress

En principales, hay cortes que salieron de las cacerolas caseras para entrar en la de los restaurantes, como la carrillera de ternera con una cocción de 18 horas; también cochinillo de cerdo con emulsión de zanahorias orgánicas, chutney de cayote y queso de cabra y los gnocchi de manzana y eucalipto ahumado. Prometen ir sumando más productos de todas partes del país, en especial de Chivilcoy, muchos con sello casero.

PerSe___postre_01_02_rp

Los postes están a la altura de la carta, rico el budín de pan con receta de la abuela, el volcán de chocolate y el queso y dulce. En próximos días comienzan los almuerzos, con platos que cambiarán frecuentemente. Agenden este lugar porque le auguro buen futuro, si siguen la línea de largada.

GPS: Honduras 5815, 4773-7524/ reservas@perserestaurant.com

Vietnam, sobre Vivir

telefonolondresbangkohanoi14 055 Una de las razones que me llevaron a Vietnam es que es un pueblo que aprendió a sobrevivir y yo me siento, soy, una sobreviviente. Experiencia fuerte. A la historia milenaria de Indochina hay que agregarle la que se grabó a sangre y fuego en el siglo XX. Sin embargo, si se espera encontrar un país deprimido, hay que cambiar el chip.        hanoihalongvietnamcamgrande214 013hanoihalongvietnamcamgrande214 014                                                                                                                                                  Pujanza, fuerza hacia delante, sonrisas siempre a mano, crecimiento sin olvido, son las características de esta república joven. hanoi-halongvietnamcamchica214 049                                                                                Mi primera ciudad fue Hanoi. Si Bangkok es Blade runner, Hanoi es sensibilidad y caos, caos que cuando se domina te da fortaleza. Explico mejor: al llegar tuve la sensación –casi infartante- de tener que cruzar las calles entre miles de motos que no paran nunca, había que mandarse. Me acordaba de mi vieja que paraba con la mano el tránsito y yo, atrás, la puteaba. Aquí era algo igual, pero tenía que avanzar y aprendí. hanoicamgrande114 022 A eso, después, le fui sumando los farolitos de colores, los paisajes bellos, muy bellos, la calma ante cualquier circunstancia y la comida, que debería escribirla con mayúscula, porque es “La Comida”: sabores sutiles que se mezclan y se mezclan, un picor bajo. hanoihalongvietnamcamgrande214 040Para cocinar usan instrumentos increíbles, que hablan también de un saber (ver mi entrada, El arte de cocinar,  http://saboresquematan.com/2014/06/05/vietnam-el-arte-de-cocinar               hanoihalongvietnamcamgrande214 041            I                                                                                                                                      Influencia francesa y china, con ingredientes muy frescos asiáticos y la presencia constante de ese hacer manual, que por aquellos horizontes no se ha perdido. hanoi-halongvietnamcamchica214 052                Si tuviese que elegir una palabra para sintetizar la vida en Vietnam diría: calle. En la calle se come, se trabaja, se canta, se juega, todo pasa en la calle. vietnamtelmay114 175 Las escenas, muchas surrealistas, me llevaban a pararme en una esquina y mirar. Jugaba a descubrir qué era lo más raro que se podía cargar en una moto o al hombro. telefonolondresbangkohanoi14 073 Primero pensé en esa familia entera, cuando al segundo ví a un tipo cargar los muebles de una habitación y en seguida, una huevería completa o jaulas con una granja o una cuadrilla de arregla cables, escaleras incluidas, todos en una sola moto. telefonolondresbangkohanoi14 057                                                                      Lo de las comidas fue otro descubrimiento. Me costó, pero comprendí que aquí no hay terreno fijo. Es decir, ese rollito delicioso que había visto pero pensaba comer en una hora, debía comprarlo ya, porque al rato, como en un cambio de escenografía, el cocinero y su ayudante eran otros y el menú… también. telefonolondresbangkohanoi14 032telefonolondresbangkohanoi14 029                                                                     Mi columna entendió que los occidentales somos rígidos, que debía sentarme a 20 cm del suelo, hacer equilibrio y comer. Y la mesa, una bandeja enorme apoyada sobre otro banquito, se comparte. hoi an ho chi minh 038 Comí de todo, porque todo me tentó. Hue Hoi An cam chica 043 hanoihalongvietnamcamgrande214 072Probé Poh (sopa completa) a las 6 de la mañana con 30 º de temperatura ambiente. Después venían los arrolladitos, fruta, panes de arroz glutinoso, brochettes a las brasas, cangrejos frescos, cerveza… Un orden distinto, al que me acomodé gustosa. ¿Precios? Por menos de 5 dólares comen y muy bien, dos personas. hoi an ho chi minh 033 telefonolondresbangkohanoi14 034                                                                                                           telefonolondresbangkohanoi14 093                                                                                                                                        Recorrí el barrio francés, de calma colonial, donde está ubicado el Sofitel Metropol, hotel bellísimo donde me alojé. Disfruté su bar, el que frecuentaban Chaplin y Gaham Green y también, visité su refugio de la guerra -que conservan intacto. De ahí partía a caminar por las calles que lo rodean, hasta llegar a la orilla del lago. hanoi-halongvietnamcamchica214 001                                                                                                                                                                                                          hanoicamgrande114 007 Siempre –de una manera u otra- terminaba en el Barrio Antiguo, mi preferido. Un laberinto de 36 callecitas, cada una con el nombre de un oficio, los gremios de quienes las habitaban desde el siglo XIII. Muchos de esos maestros aún hoy siguen ejerciendo sus saberes. Desde el herrero al tallador de madera o al que esculpe mármoles. hanoicamgrande114 029 hanoi-halongvietnamcamchica214 026La sorpresa es una constante, no asombrarse si pasa por una casa de lápidas con la foto del finado y en el mismo lugar hacen morteros y ollas. También están los negocios de botones, los de seda, los de zapatos, los muñecos… telefonolondresbangkohanoi14 075                                                                                  telefonolondresbangkohanoi14 007 El calor es insoportable, allí aparecen en escena las mujeres con sus sombreros cónicos de bambú, ofreciendo en las clásicas dos bandejas, en las puntas de un palo, ananá tallado: compre ananá y compre el tallador.                                                                        hoi an clase cocina cam gde 001 (9) telefonolondresbangkohanoi14 059 Hay mucho más para ver, cada hora, cada momento del día me llevaba a un nuevo descubrimiento. Para la energía, nada mejor que un café vietnamita, generalmente lugares de hombres. Le servirán una taza con el filtro por encima, del que irá goteando un líquido de cuerpo intenso (atención, con su cantidad de cafeína) y sabor con mucho de chocolate. La temperatura de servicio cambia según las horas del día, puede ser caliente o frío, con hielo y leche condensada. Hue Hoi An cam chica 017                                                                                Conocer una ciudad y no ir a su mercado es como no haber estado. Así que fui al de Cho Hom, cerca del barrio francés, guiada por una de las cocineras del Spice Garden (restaurante vietnamita del Sofitel). Aquí se entiende cuando hablan de frescura (ver mi entrada Mercados de Vietnam http://saboresquematan.com/2014/06/06/mercados-de-vietnam/%5B). hoi an clase cocina cam gde 001 (39)   hoi an clase cocina cam gde 001 (36) Los productores llevan sus verduras recién cosechadas, los pescados son aún peces, porque nadan en grandes palanganas y a la hora de comprarlos es recién cuando se los mata, puedo jurar que los veía saltar. hanoihalongvietnamcamgrande214 049 Los cangrejos y las tortugas nadan y para que no se lastimen con sus patas, se las atan… con los mismos pañuelos de seda trenzados que compré para mí (sic). Muchas de las aves están en jaulas, como las antiguas pollerías nativas. hue danang hoi an clase cocina cam gde 025 Hay gran sector de especias, hierbas (frescas y secas), bazar, arroces, tés, sin olvidar los puestos de ropa, de comida, de sombreros… todo lo que se busca, está. hoi an clase cocina cam gde 001 (18) Hay que ir temprano. Sortear las motos aún dentro del mercado, preguntar, oler y probar. hanoihalongvietnamcamgrande214 086 El idioma no es una barrera, el inglés básico funciona y si no, el universal: las señas. Nunca imaginé que años de dígalo con mímica me fuesen tan útiles. hoi an clase cocina cam gde 001 (25) Lo que queda claro, es que aquí las compras se hacen diariamente y que me pude llevar de todo (aprendí a decir lo quiero comprar y basta, las discusiones de pareja no se ventilan en público). vietnamtelmay114 049

De Hanoi me fui a Halong. Podrán decirle que es turístico, bla… bla…No haga caso o se perderá una de las maravillas de este mundo: mar de la China, de azul intenso, calmo, y esos miles y miles de islotes de piedra, que emergen cada tanto, más cuevas, de formas extrañas. halong Alguna barcaza, criaderos de ostras, cierro los ojos y vuelvo a Halong. Nadé, fui feliz y hasta me animé a hacer kayak por primera vez en mi vida. A la vuelta, tomé un avión a Danang y seguí viaje a Hue, en tren. hue danang hoi an clase cocina cam gde 012 Para no extrañar la Argentina, el tren se detuvo en el medio del camino, pero aquí nadie se inmutó. Mis vecinos de asiento se asomaron a ver qué puestos había en el camino y volvieron,  ofreciéndome unos paquetitos de hoja de banana que encerraban langostinos cubiertos de arroz glutinoso, uno de esos manjares que jamás podré volver a probar. Hue Hoi An cam chica 009                                             Llegué a Hue, es la ciudad imperial, está algo destruida y no es lo que más me gustó. Partí aldía siguiente para Hoian. El camino lo hicimos con Hoang, un vietnamita joven, que nos contó su visión del presente, los recuerdos de su padre en la guerra y sus ganas de salir adelante, sin olvidar. Hoang nos llevó por un camino de montaña, entre secaderos de arroz. Hue Hoi An cam chica 052   Hue Hoi An cam chica 055 La sorpresa fue parar en un bodegón, donde preparan papel de arroz glutinoso que sirven con cerdo a la parrilla, salsas, hojas y cebolla frita. Cada uno se arma su paquete con esos ingredientes y lo come: creí que podía tocar el cielo con las manos, uno de los platos más ricos que probé en mi vida. Allí compré salsa casera de pescado fermentado (que traje camuflada en mi valija) y mezcla de sales y especias para fruta, más discos de papel de arroz, sésamo y maní, para el viaje. Hue Hoi An cam chica 023                                                Hue Hoi An cam chica 031 Los contrastes fuertes continuaron, de un lado playas paradisíacas, con criaderos de ostras, zonas de eucalipto de donde se extrae la esencia para el famoso bálsamo de tigre y del otro, lo que queda de las bases norteamericanas, que ocupaban las montañas y bombardeaban permanentemente la zona. hue danang hoi an clase cocina cam gde 004                                                                     Llego a Hoi An, pequeña ciudad, un tesoro que conserva buena parte de sus antiguas casas de madera, como hace cientos de años. hoi an ho chi minh 025   hoi an ho chi minh 017   hoi an ho chi minh 016   hoi an ho chi minh 024 Es la ciudad de la seda, me cuentan, donde los turistas llegan y se hacen en horas sus trajes (consejo: si quiere hacerlo, lleve una prenda que le guste y que la copien). hoi an ho chi minh 071                                                                                  hoi an ho chi minh 066                                                                                                                                              Sus playas son increíbles, pero para mi asombro, los vietnamitas van a las 5 de la mañana, cuando el sol ya calienta. A las 10 se hace insoportable, pero siempre hay un buen atleta dispuesto a treparse a una palmera y bajar un coco fresco. hoi an ho chi minh 032 hoi an ho chi minh 008                            Camino por las calles de Hoi An, desayuné Cau Lau, el plato típico, una sopa con fideos de arroz, carnes, hojas… hoi an clase cocina cam gde 001 (43) A las pocas horas, como brochettes envueltas en hojas, panqueques de banana y me anoto en una clase de cocina, que empieza donde debe empezar: en el mercado. hoi an ho chi minh 039 Recorro cuadras y cuadras con todo tipo de puestos, sigo comprando de todo y después, a cocinar. Aprendí a hacer los famosos papeles de arroz glutinoso y a cortar verdura, varios platos que –nobleza obliga- me salieron muy bien y prometo entrada con las recetas, paso a paso. hoi an ho chi minh 060 Por la tarde, paseo por la ciudad y encuentro una casa de té donde reina el silencio. Tés y pastelería deliciosos, en una casa de madera que parece salida de una novela de la Duras. hoi an ho chi minh 062 Me explican, mediante señas, que es atendida por sordomudas y me dan un folleto donde leo que aún nacen en Vietnam chicos con problemas físicos, consecuencia del agente naranja empleado en la guerra. hoi an ho chi minh 047 A metros, la misma organización cuenta con talleres protegidos de vidriería, joyería, textiles… Esa noche la ciudad queda a oscuras, me entero que ese día parte de la población celebra el cumpleaños de Buda, todos (creyentes o no) dejan en el río su deseo y una vela, en farolitos flotantes, otro mundo. hoi an ho chi minh 023   Sigo disfrutando de Hoi An, hasta descubrí una librería de esas que me enamoran, con terraza y bar.

hoi an ho chi minh 030El viaje se termina en Ho Chi Min, antigua Saigón, sus mercados, su pasado colonial, el correo y su gente.

hanoi-halongvietnamcamchica214 070Termino el recorrido en el Museo de la Guerra. Las imágenes cierran muchas de las preguntas que me fueron surgiendo a lo largo de estos días.

hanoi-halongvietnamcamchica214 115

 

hanoi-halongvietnamcamchica214 120

Creo que toda visita a Vietnam debería comenzar por acá. Veo las imágenes de las llamadas madres-héroes y me acuerdo del Nunca Más. Son mujeres que fueron condecoradas por haber perdido hasta ocho hijos. Y repito, Nunca Más.

Hue Hoi An cam chica 013

Cuando llegué, no pensé que me iba a enamorar, pero fue así, me enamoré de Vietnam. Volvería a Vietnam ya.